08 julio 2015

Las que echamos de menos



"Gone, but not forgotten". Se han ido, pero no las hemos olvidado. Ése podría ser el resumen de una entrada que se ha publicado hoy en ¡Vaya Tele!, en la que se hablaba de algunas series que hace tiempo que ya no estaban en emisión, pero a las que sus espectadores siguen echando de menos. Puede ser que extrañemos simplemente escuchar su sintonía todas las semanas, o que lo que echemos de menos sea la sensación de felicidad, o de diversión que experimentábamos cuando las veíamos. En la lista original, por ejemplo, hay dos que estarían también entre las series que yo más echo de menos, como "Perdidos" (que era sumamente entretenida) y "Battlestar Galactica" (en la que nunca sabías lo que te ibas a encontrar), pero podrían añadirse otras cuantas a ellas.

"Pushing daisies", por ejemplo, era un mundo lleno de ingenio, colorido y humor juguetón (y canciones variadas) al que era un gusto regresar todas las semanas durante las dos temporadas escasas que duró. Es el sino de Bryan Fuller, que ninguna de sus series pueda aguantar demasiado en antena. No era apta para todos los paladares (las quejas, superficiales, de que era demasiado empalagosa eran una constante), pero era altamente disfrutable. De aquella misma temporada 2007/08 es "Life", una serie de policías muy recomendada para quienes no les gusten los procedimentales. La principal razón era la química entre sus protagonistas, Charlie Crews y Dani Reese, dos opuestos obligados a trabajar juntos, y una opción muy entretenida si alguien quiere ver a Damian Lewis y Sarah Shahi en unos papeles menos conocidos de sus carreras.

El gran clásico, en mi caso, de las series que más echo de menos es "Veronica Mars". Aquí siempree entra en juego un factor que acaba siendo muy personal, que es lo que te divertías viendo una serie, y lo que tardabas en ver el episodio una vez que se emitía, y en ambos casos, Neptune lograba valores muy altos en la gráfica. El ingenio y el lado oscuro del personaje de Kristen Bell se ven rara vez en televisión, así que es normal que acabemos buscándolos en otros sitios que, a lo mejor, no son tan maravillosos (como la estimable, aunque liviana, "In plain sight"). De todos modos, para policías implacables, nadie mejor que Brenda Johnson en "The Closer", otra de la que se extraña el cuidado que se ponía en el retrato del equipo de Brenda y en sus casos durante las primeras temporadas.

Se echan de menos las tontunas y los "Good God, Lemon" de "30 Rock", los diálogos como ametralladoras de "Las chicas Gilmore"... Bastantes de ellas (aunque no todas) se extrañan porque eran nuestros lugares felices, nuestros rincones de diversión, y esos pueden llegar, a veces, de donde menos te lo esperas. Antoine Batiste, en "Treme", constituía uno de esos sitios para mí.
Publicar un comentario