11 julio 2016

La familia (intergaláctica) es lo primero


Una saga familiar sobre el fondo de una larga guerra intergaláctica. Ese sería el resumen fácil de "Saga", el ambicioso cómic que Brian K. Vaughan y Fiona Staples llevan escribiendo y dibujando, respectivamente, desde 2012. Y el adjetivo "ambicioso" no es gratuito aquí. A lo largo de los seis volúmenes publicados hasta ahora (el último ha salido, en inglés, hace unos días), asistimos a la huida de Alana y Marko de los dos bandos que llevan enfrentados durante años en esa guerra, dos bandos cada uno de un planeta diferente, y de una raza distinta. Como no podía ser de otra forma, Alana y Marko pertenecen a esos bandos en guerra, pero se enamoran, se escapan y acaban teniendo una hija, Hazel, que es una aberración para sus jefes. Así que todo el mundo se dedica a perseguirlos.

Y en ese todo el mundo entran cazarrecompensas de lo más variopinto (uno de ellos es una gigantesca araña, de hecho) y hasta unos seres robot con apariencia humana que, en lugar de cabeza, tienen un monitor. Con cada nueva aventura de Alana, Marko y Hazel vamos descubriendo nuevos rincones de ese vasto universo imaginado por Vaughan y Staples, y también entramos en contacto con otros miembros de la familia, ya sean directos o "adoptados" durante la huida. Es la propia Hazel quien va narrando la historia, ya que la vemos crecer durante los capítulos, y lo hace como recuerdos de su infancia. Lo que ella quiere narrar es quiénes eran sus padres y qué cosas hicieron para proteger y mantener a salvo a su familia, un tema muy "mundano" si no fuera por el envoltorio de space opera a su alrededor.

Con esta fiebre por adaptar cómics a la pantalla, "Saga" podría ser una candidata idónea para que alguien se animara a tener su propia "Guardianes de la galaxia", con la diferencia de que hay más sexo, más violencia explícita, más historias muy perturbadoras y que sería casi imposible trasladar al cine o la televisión los mundos reflejados en el cómic, con naves arbóreas o gatas gigantes que siempre saben si mientes. Lo que hace al cómic tan recomendable es ese impresionante despliegue de imaginación, anclado en una historia muy humana de padres e hijos. El propio Vaughan afirmaba que había tenido la idea de "Saga" con el nacimiento de sus hijos, así que es bastante personal para él.

Y cuando ya no os queden más volúmenes nuevos de este cómic por leer, podéis optar por otro título de este autor que parece que sí va a dar el salto a televisión, "Y, el ultimo hombre", que está en desarrollo en FX después de que, durante años, se intentara adaptarlo para el cine, sin éxito. Su protagonista, Yorick, es el único hombre que sobrevive a una misteriosa plaga que sólo afecta a los machos de todas las especies. El mundo queda en manos de las mujeres.
Publicar un comentario en la entrada