06 julio 2016

La leyenda de los 80


Un niño que desaparece sin dejar rastro en un pueblo, un grupo de amigos que se dedica a buscarlo y cierto toque sobrenatural. Y unos posters, y unos trailers, que parecen una destilación de "Cuenta conmigo", "E.T." y, en general, todo el cine de Steven Spielberg en los 80. Sólo con eso, "Stranger things", la próxima serie de Netflix, ya se ha llevado una atención mediática tal, que parece que el propio Spielberg estuviera realmente detrás del proyecto. En realidad, lo que ha hecho es aprovechar el tirón de esa nostalgia por la década de 1980 que no parece pasarse de moda nunca.

Entre el aniversario de "Regreso al futuro", la nueva versión de "Cazafantasmas" y la expectación por la segunda parte de "Guardianes de la galaxia" (que respira una atmósfera de aventuras ochenteras que va más allá de su banda sonora y los cameos de Howard, el pato), la industria del entretenimiento vive intentando exprimir, tres décadas más tarde, lo que enganchaba de niños a quienes ahora están en los puestos ejecutivos para dar luz verde a esta ola de proyectos nostálgicos y remakes. Sólo así se entiende la serie de "Arma letal" en FOX y la nueva versión de "MacGyver" en CBS para la próxima temporada. Esos chavales de los 80 ahora tienen el dinero para entregarse sin problemas a su añoranza de aquellos años.

"Stranger things" es, probablemente (y sin haber visto aún nada más que trailers), el intento más descarado de subirse a este tren. Está por ver que realmente sea algo más que una fotocopia desvaída de "Exploradores", por ejemplo. Un alumno aventajado de Spielberg como J.J. Abrams consiguió algo bastante notable con "Super 8", pero el riesgo de quedarse en la superficie, en lo formal y en los tres o cuatro elementos más típicos de aquellas películas es muy palpable.

El gran riesgo detrás de todo esto es la mistificación de una década cuyo clima político dejó algunas propuestas cinematográficas y televisivas bastante sonrojantes, y no sólo por cómo se presentaba a los rusos como villanos de tebeo. "The Americans" es una representación bastante fiel de lo que eran aquellos años, mientras esta ola nostálgica acaba tirando muchas veces hacia algo más tipo "The Carrie Diaries", que tenía mucho encanto, pero cuyos 80 eran los de nuestros recuerdos y los programas recopilatorios de grandes momentos de la década. Ya ha pasado el suficiente tiempo desde entonces como para que se pueda tratar una serie ambientada en esa época como "histórica", y entre eso y el factor de añoranza de la infancia, el revival ochentero no parece tener visos de detenerse.
Publicar un comentario en la entrada