14 julio 2016

Los Emmy tienen de todo



A los Emmy siempre les ha costado reconocer series nuevas, o títulos que se salen del sota, caballo y rey al que están acostumbrados. Hay tantos candidatos para elegir en esa primera ronda de votaciones (en unas papeletas que parecen un periódico, de lo grandes que son), que los académicos se van a lo que ya les suena, a lo seguro. Se dice que la forma más fácil de que te nominen a un Emmy es que ya hayas sido nominado antes, y eso explica muchas de las candidaturas de la edición de 2016, que podéis consultar completas aquí. Al mismo tiempo, sin embargo, los premios intentan todos los años cambiar sus métodos de votación para dar entrada a series con muy buena prensa entre los críticos que la academia ignora sistemáticamente, algo que suele funcionar muy de vez en cuando.

Pero cuando funciona, la sensación que dejan las nominaciones es muy satisfactoria. Este año, los galardones ampliaron el número de candidatos en las categorías importantes a un máximo de ocho, y eso ha permitido que entrara una novedad que ha hecho mucho ruido mediático, como "Mr. Robot", y una de esas joyas críticas con poca audiencia, que aguanta en el aire por tozudez de su cadena: "The Americans". Hasta este año, sólo Margo Martindale, como actriz invitada, había conseguido colarse, pero FX se ha marcado esta vez un "Friday Night Lights", que siempre pasaba desapercibida en los premios hasta su última temporada, cuando Kyle Chandler dio la gran sorpresa y ganó como mejor actor de drama.

"The Americans" ha podido entrar, con su cuarta temporada, en mejor drama, actriz (Keri Russell) y actor (Matthew Rhys), y se ha sumado a otra serie de candidaturas relativamente sorprendentes, pero igualmente muy merecidas, como la de Maisie Williams en secundaria de drama por "Juego de tronos", Olivia Colman también como secundaria, pero de miniserie por "El infiltrado" o el absoluto dominio de "The people v O.J. Simpson" en esa categoría. Al final, ni Lifetime ni Starz han conseguido que sus campañas de "UnReal" y "Outlander" tuvieran éxito, y tampoco ha llamado la atención de los votantes "The girlfriend experience". Ya habían cubierto su cupo de novedades con las antes citadas, y con "Black-ish".

A los Emmy no se les puede pedir una revolución total en sus nominaciones porque no funcionan así. Lo suyo es intercalar los candidatos de piloto automático ("Downton Abbey" y "Modern family", por ejemplo), con opciones que llevaban tiempo mereciendo un reconocimiento ("The Americans") y los fenómenos mediáticos del año ("Mr. Robot" y "The people v O.J. Simpson"). Es mucho pedirles que, de repente, le dediquen medio pensamiento a The CW (y a "Crazy ex-girlfriend") o "Penny Dreadful", y su modus operandi es, por ejemplo, volver a nominar todo lo nominable de "Juego de tronos" y "Veep", las vencedoras el año pasado. ¿Repetirán victoria en septiembre? ¿Será todo tan obvio?
Publicar un comentario en la entrada