19 julio 2016

Las "cosas extrañas" de la nostalgia


La nostalgia de los 80, y de un tipo de cine muy concreto que se producía en esa década, es no sólo lo que impulsa sobre todo "Stranger things", sino que es lo que más ha llevado a los espectadores a verla, probablemente. Sólo con ver el primer capítulo pueden citarse, de primeras, referencias como "Los Goonies", "Exploradores", "Cuenta conmigo", "E.T.", hasta las películas de instituto de John Hughes y "Las dos vidas de Audrey Rose". Los dos creadores de la serie de Netflix, los hermanos Duffer, reconocen todas esas influencias, y explican que fue su idea de contar una historia con niños con poderes y experimentos clandestinos del gobierno lo que les llevó a situar la acción a principios de los 80 y, de resultas, llenarlo todo de guiños a las películas que adoraban de niños.

Como decimos, es muy fácil reconocer esas influencias, esa mezcla de Stephen King y Steven Spielberg, pero "Stranger things" necesita algo más para que realmente se eleve por encima del mero pastiche. Para que sea algo más parecido a "Super 8", por ejemplo. El primer episodio no es suficiente muestra para saber si los hermanos Duffer tienen éxito empresa, pero sí hay algunas cosas interesantes. El misterio de la niña y la deasparición de Will, por ejemplo, y los toques un poco más inquietantes están logrados, y no están tan atrapados por los homenajes a los 80 como el resto.

De hecho, la dinámica de los cuatro niños protagonistas está presa en exceso de las ganas de volver a ver a aquellas pandillas de amigos que corrían aventuras increíbles en sus bicicletas. Hasta hay un chaval que tiene un problema al hablar, y que sería el Gordi de la serie, pero el que ejerce de "líder", Mike, arranca la historia un poco más irritante de lo normal. Y la subtrama amorosa de su hermana parece extraída directamente de "Aventuras en la gran ciudad". Es de suponer que el misterio irá tomando un papel más central en la historia y que estas cosas se irán limando, pero la nostalgia no puede servir de coartada para todo.

Y eso que los hermanos Duffer (o J.J. Abrams) no son los primeros que han tirado de sus visionados de infancia para construir una serie, o una película. Indiana Jones nació, precisamente, de los recuerdos de George Lucas y Steven Spielberg de las películas seriales de aventuras de los 40, y cosas como "Flash Gordon" son tan importantes en el germen de "Star Wars" como el viaje del héroe de Joseph Campbell o las historias de samurais de Akira Kurosawa.
Publicar un comentario en la entrada