03 septiembre 2007

Los 27%

El blog de la revista Empire tiene una curiosa teoría sobre algunos actores de los que se suelen llamar "de carácter": que su mera presencia eleva el interés de una película en un 27%. Para ellos, el rey actual de este grupo es Nathan Fillion, actor al que los fans de la ciencia ficción (y de la buena televisión) conocen por "Firefly" y todo el resto del público está empezando a conocerlo gracias a "Waitress", una de las triunfadoras del pasado festival de Sundance (su próxima participación en "Mujeres desesperadas" también ayudará, claro). Por supuesto, cada uno tiene sus "27%" favoritos, gente poco o relativamente conocida que, sin embargo, nos atrapa por las razones más peregrinas. En el caso de Fillion, tiene una presencia interesante en pantalla y cierto carisma (además de dar unas entrevistas descacharrantes), y está a punto de dar el salto hacia algo grande (como Kristen Bell. "Forgetting Sarah Marshall" puede ser su trampolín definitivo).

En el blog, y en los comentarios, apuntan unos cuantos nombres más, como Chris Cooper, un tipo sumamente interesante que figura entre mis preferidos desde que vi "Lone Star"; Allison Janney, a la que hay que seguir haga lo que haga; David Strathairn, maestro en la escuela del menos es más; Sam Rockwell, aunque a veces está un poco pasado de rosca; Alan Rickman, que siempre aporta clase e ironía; William H. Macy, que siempre está bien, incluso en los tostones; Joan Cusack, que es una gran comediante y, a mi entender, poco valorada; William Fichtner, que sería mi única razón para seguir viendo "Prison Break" (y ni por ésas); Paul Rudd, para el que no hacen falta más comentarios; Catherine Keener, una consumada robaplanos, o Peter Stormare, mítico desde "Fargo"...

La lista es bastante larga, la verdad, porque en ella influyen mucho nuestros gustos personales. No es que vea todo en lo que sale Emma Thompson, pero ella siempre es una garantía (incluso en "Love actually", que me pareció un poco estúpida, su historia con Alan Rickman era de lo poco salvable, aparte de Bill Nighy). También ocurre que ves una película que te gusta mucho y, a partir de ahí, uno de sus actores se convierte en una especie de "seguro". Eso me pasó a mí con "La boda de Muriel" y Rachel Griffiths, y con "State and Main" y Alec Baldwin, lo reconozco, desde esa película es la diversión asegurada, y se confirma totalmente en "30 Rock". ¿Cuáles son vuestros "27%"?
Publicar un comentario