30 septiembre 2007

Segundo asalto

ALERTA SPOILERS: Finalmente, he visto el primer capítulo de la segunda temporada de "Héroes". Es muy probable que, sin darme cuenta, destripe algo de él, así que no sigáis leyendo si no lo habéis visto.

A lo largo del verano, casi se convirtió en un lugar común en la blogosfera teléfila decir que el final de la primera temporada de "Héroes" había sido anticlimático, como poco; una veintena de capítulos construyendo expectación y creando anticipación para luego liquidarlo todo en cuestión de dos minutos. La buena noticia es que los cerebros tras la serie son conscientes de esa decepción y se han conjurado para que, en la temporada de su confirmación, no vuelva a pasar lo mismo. Si lo conseguirán, o no, no podremos saberlo hasta que la temporada esté bien avanzada, porque, a juzgar por este episodio inaugural, es difícil de adivinar.

Básicamente, nos presentan el tablero y los jugadores tal y cómo se quedaron al final de la primera parte de la partida: los Bennet se mudan a California con la intención de pasar desapercibidos, pero ni HRG ni Claire son demasiado buenos en ello (la cena de toda la familia es el mejor momento del capítulo, con diferencia); Nathan ahora vive en el apartamento de su hermano desaparecido y ve una imagen suya en el espejo bastante inquietante; Parkman y Mohinder se dedican a proteger a Molly, la niña que puede ver a todos los héroes al estilo del Cerebro del Profesor Xavier, y el plasta de Mohinder trabaja con HRG para infiltrarse en la Compañía y desmantelarla desde dentro. Pero ésta tiene sus propios problemas, ya que alguien pretende asesinar a los nueve miembros que la fundaron originalmente. El padre de Hiro es el primero en caer, y parece que la madre de Nathan y Peter será la siguiente. Sólo nos falta por saber en qué andan Nikki y Micah, y por qué Peter aparece encadenado en un contenedor en el puerto de Cork.

Me dejo a Hiro para el final porque, de todo lo que vemos en el primer capítulo, su periplo en el Japón feudal tras Takezo Kensei puede resultar muy divertido, especialmente cuando descubrimos que Kenzei no es más que un inglés pendenciero y borrachín, un mercenario que recuerda un poco al Madmartigan de "Willow". Ahí empezamos a ver más, también, ese misterioso símbolo que se utiliza para todo, en el estandarte de uno de los samuráis. Pero también lo utilizan para amenazar a los miembros de la Compañía, igual que los piratas de "La isla del tesoro" hacían con la Marca Negra, y Peter lo lleva al cuello de la misma manera que lo llevaba el haitiano bloquea-poderes. Habrá que ver cómo encajan todas estas piezas, incluyendo ese virus misterioso, y los personajes nuevos, pero una cosa sí empieza a escamarme un poco: todo el mundo tiene poderes. ¿Es que los regalan en una tómbola?

Música de la semana: De todos los estrenos, vamos a quedarnos con "Reaper" porque tiene una canción de apertura que no podía estar mejor elegida: "Devil's haircut", de Beck.
Publicar un comentario