05 septiembre 2007

A través de la brecha del tiempo

"Torchwood" ha resultado ser un curioso descubrimiento. No es ninguna obra maestra y es cierto que, como dice un crítico en The Guardian, hay veces que roza el ridículo y su nombre podría cambiarse a "Torch Ed Wood". Sin embargo, me ha enganchado y me he visto todo el maratón (de dos y hasta tres capítulos a la semana) que Cuatro ha puesto a unas horas de los domingos muy poco decentes. No sabría decir muy bien qué tiene. Es evidente que Jack Harkness es un personaje peculiar definido completamente por su incapacidad para morir y que tiene gancho, y también es cierto que hay algunos capítulos que realmente están muy bien, en los que los artilugios extraterrestres son excusas para lo importante, que es mostrar la evolución de los personajes y cómo el trabajo en Torchwood les afecta.

La serie es una mezcla de influencias muy conjuntadas, todas reconocidas por su creador, Russell T. Davies. La de Joss Whedon es la más evidente (el final de la primera temporada podría haber sido un episodio de "Buffy") en el sentido del humor, el dibujo de algunos personajes (las chicas, principalmente), la necesidad de afrontar que todos nuestros actos tienen conscuencias... Pero la que más me ha sorprendido es la notoria sombra de "Expediente X", hasta el punto de que un policía llega a llamar a Jack y Gwen "Mulder y Scully". Estos dos se presentan a veces adoptando exactamente los papeles de los dos agentes del FBI, uno creyente y otro escéptico, y tiene una relación peculiar marcada por el respeto, la confianza y cierta curiosidad el uno por el otro. De la creación de Chris Carter toman, además, el reciclaje de argumentos de viejas películas de terror o de leyendas populares (la familia caníbal en medio del campo y las hadas, por ejemplo).
Lo mejor de todo es que ha despertado definitivamente mi curiosidad por ver su serie madre, "Doctor Who", de la que no paro de leer cosas desde que la BBC empezó a emitir la nueva versión a cargo de Russell T. Davies y protagonizada, primero, por Christopher Eccleston y, finalmente, por David Tennant, para el que ha significado su salto definitivo a la fama. Después de ver cómo se enlazan el final de temporada de "Torchwood" y un episodio de "Doctor Who", mi curiosidad todavía es mayor.
Publicar un comentario