27 diciembre 2007

El año de Liz Lemon

Sí, la cenicienta de la temporada 2006/07, la comedia que sobrevivió sorprendentemente a unas audiencias raquíticas para ver una segunda temporada y, también por sorpresa, hacerse con el Emmy el pasado mes de septiembre, ha sido coronada por muchos críticos como una de las mejores series de 2007 y, con el permiso de "The Office", la mejor comedia actualmente en emisión en USAmerica. Ya sabemos que los yanquis son muy propensos a la hipérbole, pero es admirable cómo el tramo final de la primera temporada de "30 Rock" (o "Rockefeller Plaza"), y los escasos 9 capítulos pre-huelga de esta segunda, han sido una sucesión de chistes, situaciones y gags a cada cual más divertido y alocado, siempre anclados en unos personajes perfectamente dibujados y habitados por sus intérpretes.

Tina Fey ya era famosa en EE.UU. por su trabajo en "Saturday Night Live" y "Chicas malas", pero "30 Rock" ha sido su consagración definitiva, y no sólo como guionista. Casi todos los críticos señalan que, muchas veces, las posibilidades de Liz Lemon se ven cohibidas para favorecer el lucimiento de otros personajes, pero éste ha sido el año de Lemon; desde el primer capítulo, que se pasa casi entero llevando un vestido de novia, hasta el especial navideño, Liz ha cuajado en una urbanita divertida, algo neurótica, friki, llena de inseguridades y, según varias listas publicadas últimamente, sexy. El dúo que forma con Jack Donaghy es insuperable, y el propio Jack ha tenido sus momentos de gloria también, especialmente la sesión de terapia a la que va con Tracy Jordan en la que acaba interpretando a toda la familia del cómico.

"30 Rock" se permite reírse de la propia televisión, de los estereotipos raciales, de la guerra de Irak (a través de los descacharrantes intentos de Jack de entrenar a un equipo infantil de béisbol de un barrio marginal), de la autocensura al tratar ciertos temas, del envejecimiento, de la campaña contra el calentamiento global (con Al Gore incluido)... Nada escapa a su radar, y la sátira siempre se hace con inteligencia y mucha retranca. No se libra nadie. Además, esta temporada también se está aprovechando más a Frank (¡¡esas gorras!!), Jenna tuvo un comienzo sensacional con lo de "Mystic Pizza: El musical" ("¡Me want food!"), Kenneth se vio envuelto en un duelo de asistentes antológico por perder su chaqueta y Tracy... Bueno, con ese mítico "Werewolf Bar Mitzvah" ya puede dedicarse a descansar.
Publicar un comentario