09 diciembre 2007

El Señor del Tiempo

"Doctor Who" es una especie de institución en el Reino Unido. Se emitió ininterrumpidamente entre 1963 y 1989, algo no demasiado extraño en un país en el que culebrones como "EastEnders" y "Coronation Street" llevan más de dos décadas en antena (la segunda supera la friolera de los 40 años), y en esa época se convirtió en un título de culto y una manera diferente de acometer la ciencia ficción escapista de extrañas razas alienígenas envueltas en conflictos muy cercanos a nosotros. Encontró, además, una idea genial para sustituir a los actores que se iban de la serie: el Señor del Tiempo puede reencarnarse en otro cuerpo y seguir con sus viajes.

La BBC intentó resucitar al Doctor en 1996, sin suerte, y no lo logró hasta 2005, cuando contrató a Russell T. Davies, un guionista y productor que había trabajado en "Coronation Street" y había creado la "Queer as folk" original, además de haber empezado escribiendo en programas infantiles de la BBC. Parecía una elección cuanto menos heterodoxa para revivir a un clásico como el Doctor Who, pero ha funcionado. En la primera temporada se alió con un actor sólido y respetado como Christopher Eccleston, y después puso en el mapa a David Tennant, además de haber conseguido que nos olvidáramos de la faceta de cantante de Billie Piper.

Hace muy poco que he empezado a ver esta continuación de este icono de los 60 en el siglo XXI, una continuación que se beneficia de la pasión con la que sus responsables la acometen y en la que se nota que ellos también son "hijos" de la serie original. Tiene sentido del humor, a veces tan retorcido como para elegir "Toxic", de Britney Spears, como banda sonora del Fin del Mundo, un protagonista carismático que esconde un dolor acumulado durante milenios y una sintonía que forma parte de la historia de la televisión (ésta).

Música de la semana: He logrado ver algo de "Gominolas", pero no me termina de convencer. Eso sí, lo que me pareció muy curioso es que el responsable de sus canciones sea Guille Milkyway, el cerebro tras el grupo La Casa Azul y tras la machacona "Amo a Laura". Su grupo tiene disco nuevo, pero una de sus canciones más divertidas tiene ya un par de años, "En noches como la de hoy".
Publicar un comentario