26 diciembre 2007

El vuelo del Concorde

Este verano, la HBO decidió que una sitcom sobre un dúo de folk neozelandés era una buena opción para sustituir a "Los Soprano". Jemaine y Bret son "Flight of the Conchords", y la serie sigue su día a día intentando ganarse la vida con su música en Nueva York. Son un grupo real que ha exagerado y tergiversado su vida para adecuarla a una telecomedia de 20 minutos que tiene el look de un falso documental, heredado más de las series de Ricky Gervais, y con un sentido del humor algo peculiar.

Por lo que he ido leyendo por ahí, más adelante hay unos cuantos episodios memorables, pero sólo con el piloto podemos hacernos una idea de que el fuerte del show son las canciones humorísticas que salpican el capítulo (en el primero, hay un vídeo-homenaje a Abba y una canción friki realmente genial, "Robots", con "solo binario" incluido al final), en el que conocemos también al mánager del dúo, que trabaja en el departamento cultural de la Embajada de Nueva Zelanda, y a su única fan, Mel, una groupie obsesionadísima con ellos. En medio de diálogos de besugos y situaciones absurdas, "Flight of the Conchords" termina resultando un curioso entretenimiento que incluso puede darnos un par de buenos golpes.

No es extraño que la HBO quiera que haya una segunda temporada, porque Jemaine y Bret han logrado que, en un verano repleto de estrenos importantes en el cable, muchos blogs y críticos hablaran de ellos todas las semanas y repitieran sus "gritos de guerra", como "the humans are dead", sin cesar.

P.D.: Ya que estamos musicales, sólo dos cosas. Primero, que una de las canciones más conocidas de "Sonrisas y lágrimas", "My favourite things", suene en un anuncio de Skoda y en el navideño de El Corte Inglés (en una versión de Marlango). Y segundo, que aprovechando que ayer Localia programó "El gran Lebowski", he encontrado la marciana versión de "Hotel California", a cargo de Gipsy Kings, que suena en la bolera.
Publicar un comentario