01 diciembre 2007

Nuestro pueblo

Un buen escenario es, muchas veces, el 50% de una buena historia. Y los pueblos pequeños dan mucho juego a la hora de situar en ellos historias de todo tipo. Todo el mundo se conoce, suele haber siempre un par de vecinos realmente peculiares y las historias más nimias pueden derivar en verdaderas bombas. A la vez, su reducido tamaño puede dar pie a intrigas e historias de suspense mucho más tensas. No todos los pueblos están tan dominados por el miedo y la omertá como Black Rock, el extraño lugar en medio del desierto adonde llega Spencer Tracy en "Conspiración de silencio", y a cambio otros parecen habitados por la familia de "Vive como quieras" o las encantadoras abuelitas homicidas de "Arsénico por compasión".

En las series yanquis parece haber todo un subgénero de títulos ambientados en uno de estos pueblos excéntricos y peculiares. Mi favorito entre todos ellos es Cicely, el lugar donde el doctor Joel Fleischmann debe desperdiciar sus mejores años, como no se cansa de quejarse al principio de "Doctor en Alaska". Tiene de todo: un bar que es el punto de encuentro de todo el pueblo, un vecino ilustre cuya época gloriosa ya quedó atrás, un locutor de radio filosófico y una comunidad india personalísima. Además de estar Ruth Anne y sus camisetas de "Nacida para el bingo". Los excéntricos vecinos de Stars Hollow no se quedan atrás, por supuesto. No hay ni un solo personaje "normal" en "Las chicas Gilmore", ni siquiera los novios sosos que le endosan a Rory (ese pueblo, por cierto, está inspirado en Washington Depot, Connecticut, aunque la serie se rodaba en un plató de los estudios Warner).

En el otro extremo está Dillon, el lugar deprimido y triste donde los chicos de "Friday Night Lights" intentan sobrevivir, o del que intentan huir. Nunca me convenció "Everwood", incluso aunque su ubicación geográfica lo convirtiera en una especie de mezcla entre Cicely y Stars Hollow. No recuerdo que Capeside tuviera demasiada entidad propia en "Dawson crece" o, por lo menos, tenía bastante menos que Cabot Cove, el encantador pueblecito de Maine donde Jessica Fletcher resolvía todo tipo de entuertos. Como curiosidad, en California existe realmente un lugar llamado Cabot Cove. Muy cerca de allí rodó Hitchcock "Los pájaros".

P.D.: A todo esto, ¿encontráis algo familiar en la foto de arriba? Es parte del sexto episodio de "Pushing daisies", y esa iglesia y ese templete igual os traen recuerdos de cierto pueblecito...
Publicar un comentario