19 diciembre 2007

Un caso de Sierra y Aldrún

Decidido. Los guardias civiles de "Desaparecida" han sido lo mejor que nos ha dejado la ficción televisiva española este año. Y con el permiso de "Gominolas", me ha sorprendido que este drama de intriga haya sido el que, quizás, ha dividido más radicalmente a la blogosfera teléfila. Hay quien la ha considerado aburrida y oportunista (por eso de que su estreno coincidiera en parte con el caso Maddie McCann) y quien la ha visto como una producción sólida. Por mi parte, a mí no me hace falta mucho para engancharme a una serie, y si las excentricidades de Charlie Crews han sido suficientes para que vea "Life" y el sentido del humor de Grissom me hará seguir con "CSI" ad infinitum, el teniente Sierra y la sargento Aldrún han sido la principal motivación para que viera hasta el final una serie española (lo que hace años que no hago).

"Desaparecida" empezó centrándose más en la familia de Patricia Marcos, en mostrarnos cómo iba descomponiéndose a medida que cada miembro asumía de diferente manera la nueva situación y los secretos que la investigación sacaba a la luz. Según dicha investigación avanzaba, los dos guardias civiles fueron ganando más protagonismo, y el retrato serio y profesional que se hace de ellos en los primeros episodios va completándose con pequeñas pinceladas que nos hablan algo más de sus vidas y de la relación laboral que mantienen. Esas breves escenas en las que simplemente están tomando café, u observando a un detenido a través del cristal de la sala de interrogatorios, nos cuentan más de la confianza y la dinámica de equipo existente entre ellos que cualquier diálogo explicativo (incluso la típica salida de la hija adolescente de Sierra, preguntándole a la sargento si ella y su padre estaban liados, se trata de la misma forma).

Creo que, además, Sierra y Aldrún me han enganchado porque con ellos tengo un déjà vu enorme hacia la pareja de guardias civiles creada por Lorenzo Silva, el sargento Bevilacqua y la cabo Chamorro y, muchas veces, al ver la serie me parecía estar leyendo uno de sus libros por la manera en que se muestra cómo la investigación del crimen airea todos nuestros secretos, los expone al escrutinio de todo el mundo y nos muestra una cara de nuestros seres queridos que desconocíamos y que, honestamente, tampoco queríamos conocer (Patricia Marcos tenía más esqueletos en el armario que los de una clase de Anatomía). También nos muestra cómo, aunque intentan guardar las distancias, el caso termina afectando a Sierra y Aldrún porque, al fin y al cabo, también son personas.

¿Y la resolución del caso? Quedan tres capítulos que me despistan, porque han abierto otro frente un poco extraño, pero se puede decir que nos marcan un gol al estilo de "Diez negritos", o gol relativo... El ritmo pausado y tranquilo de la serie ha ido dejándonos caer pistas, detalles que terminaban siendo cruciales, dando tiempo para que su importancia fuera "madurando" sola. Eso sí, si cada episodio durara 20 minutos menos, estaríamos ante algo muy serio.

12 comentarios:

luchita dijo...

asi q quedan 3 capitulos mas? sabes cuando los emiten? eso quiere decir q el asesino confesor no es el? estara encubriendo a alguien....?

Nelson dijo...

Las series americanas recientes equivalentes a Desaparecida apuestan por el exceso de trama. En el caso de Vanished, con resultados inverosímiles y tediosos, y en el caso de Kidnapped, con resultados inverosímiles y entretenidos.
Los guionistas de Desaparecida aciertan al desarrollar una historia realista con personajes creíbles, en general bien interpretados (los jóvenes menos bien, pero esto parece inevitable en la ficción española). Pero la historia no da para las diez horas ya empleadas (y lo que venga), con lo que en muchas ocasiones he tenido la impresión de estar viendo una escena repetida. En sólo cinco horas, los ingleses contaron una obra maestra llamada Five Days cuyo guión acabará estudiándose en las escuelas. Claro que yo tengo debilidad por las series inglesas...

Edu M. dijo...

Tendré que ponerme con esta serie algún día y mas con lo que cuentas, por que me encantan las novelas protagonizadas por Vila y Chamorro.

Me apunto también Five days por que ya hace años que el policíaco ingles (ojo y el francés, con Engrenages o Police District por ejemplo) es indispensable.

MacGuffin dijo...

Yo voy persiguiendo "Five days" desde hace la tira, pero no consigo unos torrents en condiciones...

Los episodios que faltan se emitirán en enero, después de Navidades, y me parece que se centrarán en esa vuelta de tuerca que dieron en el último episodio, porque parece que el asesino es el que es. Pero me tienen un poco desconcertada.

Y Vila y Chamorro forever :-)

Di dijo...

A mi también me recordaban a Chamorro y Vila (y eso siempre es bueno), pero coincido que se han pasado tres pueblos con la vida de la muerta, tenía más rolletes y problemas que Britney Spears

MacGuffin dijo...

Va a resultar que esos dos guardias civiles tienen más fans de lo que yo pensaba... Ya puestos, mi libro favorito de ellos siempre será "El alquimista impaciente".

mrg dijo...

¿Le quedan aún 3 capítulos?
¿No se supone que el caso está resuelto? (aunque el final no fuera de mi gusto, sobre todo por ese extraño cliffhanger al teléfono)

Edu M. dijo...

Yo también me quedo con "El alquimista impaciente", aunque puede ser que por que fue la primera que leí de la serie.

Mosky dijo...

"El alquimista impaciente", me too, sin lugar a dudas. "La niebla y la doncella" me decepcionó profundamente, demasiado... ¿introspectivo? Pero sigo guardando un buen recuerdo de Bevilacqua y Chamorro, para mi gusto los mejores investigadores de ficción de nuestra literatura.

MacGuffin dijo...

En "La reina sin espejo" vuelven un poco por sus fueros, Mosky, pero es que Vila y Chamorro se hacen mayores y no pueden seguir como en los primeros libros :-)

Mar dijo...

Totalmente de acuerdo, "Desaparecida" es de lo mejor de esta temporada para mí gusto. Tengo que confesar que es la primera serie española que me ha enganchado, en el sentido estricto de la palabra. Yo aún no he visto el último episodio, me lo perdí, pero tengo muchas ganas de ver cómo concluyen la trama.

Guy Secretan dijo...

Yo soy de las que ha disfrutado, por primera vez en años, de una serie española.

Pero claro, porque el Teniente Sierra que hace Miguel Angel Solá, es brutalmente bueno. (y ojo que Carlos Hipólito y la niña pequeña, son geniales tambien).

Aunque los últimos capítulos me han fallado un poquito, y con tres episodios para acabar (sospecho quien es el asesino de "verdad")cualquier cosa es posible. Mientras no se les ocurra la brillante idea de imitar a un Twin PEaks cualquiera, a mi ya me han ganado como espectadora. Y eso, hoy día es rarísimo.

Ah, y tambien me gustó "El alquimista impaciente" y su pareja de picoletos. ;-)