31 julio 2012

Tres series para el verano

Siempre se dice que el verano televisivo, esos meses entre mayo y septiembre, son la época más apropiada para ponerse al día con títulos que dejaste en invierno, o con esos otros que nunca viste y a los que puedes dar una oportunidad ahora que, en teoría, hay menos series en emisión. Sabemos que eso de que hay menos oferta estival es una falacia, porque entre el cable y la BBC (y este año, los Juegos Olímpicos), podemos acabar teniendo un calendario tan repleto como en enero. Pero por si nos apetece dedicar parte de nuestro tiempo a algún título que hasta ahora había pasado desapercibido para nosotros, vamos a recomendar tres que a lo mejor pueden ser interesantes.

- "Rubicón" (AMC. 2010): Ahora que tenemos "Homeland" destacando con una trama de espías, supuestos traidores y terroristas planeando atentados en suelo estadounidense, no está de más recordar este primer intento de AMC en el que los protagonistas no son agentes de la CIA, sino los analistas que "filtran" la información que llega luego a los responsables de decidir qué acciones hay que tomar. Sólo tuvo 13 capítulos, quizás porque su ritmo más bien lento y su aire a thriller de los 70, sobre todo al principio, dejó fríos a bastantes espectadores, pero resulta apasionante justo por esa lenta construcción y evolución de la trama y sus personajes.

- "Forbrydelsen" (DR1. 2007-2012): Del original de "The Killing" ya hemos hablado en bastantes ocasiones, pero no está de más traerlo a colación para uno de esos visionados veraniegos. En realidad, tiene tres temporadas, cada una con un caso independiente, pero la que casi todo el mundo conoce es la primera, la de la investigación del asesinato de Nanna Birk Larsen. Y no vamos a decir nada más sobre ella, más que Sara Lund merece una oportunidad.


- "Little Dorrit" (BBC. 2008): La temática que toca esta miniserie, adaptación de un libro de Charles Dickens, no puede ser más actual, con gente ahogada por las deudas y banqueros que hacen fortuna gracias a estafas piramidales de libro. No es tan redonda como "Bleak House", aunque comparte con ella su esquema de los 15 capítulos, casi todos de media hora, y su realización, pero las aventuras y desventuras de la familia Dorrit alrededor del dinero resultan sumamente entretenidos. Y, como es habitual en estas series, tiene un plantel de actores envidiable.
Publicar un comentario en la entrada