03 julio 2012

Un poco menos incómodo

Si preguntas a buena parte de los aficionados a las series cuál fue una de las sorpresas más agradables del año pasado, es muy probable que te respondan que "Awkward", la comedia teen de MTV sobre todas las situaciones embarazosas y humillantes en las que se ve envuelta Jenna Hamilton después de que un accidente malentendido la convierta de golpe en una chica popular en su instituto. Aquel supuesto "suicidio" daba pie a que nos adentráramos en la vida de Jenna, que sólo quiere ser aceptada tal y como es (aunque ella aún no tenga muy claro precisamente cómo es), en su complicada relación con Matty, en su alocada madre, en sus peculiares amigas (sobre todo, Tamara) y en como intenta navegar por el instituto formando su propia identidad.

Las abreviaturas, las referencias pop y los inspirados diálogos hicieron que "Awkward" llamara la atención, y ahora tiene la difícil tarea de mantener el nivel (y elevarlo) en su segunda temporada, sin el factor novedad y recibiendo algo más de atención que cuando se estrenó. Ya no le sirve ir de "tapada" porque ya no lo es. Su creadora, Lauren Iungerich, explicó hace poco a The Huffington Post las líneas maestras de los nuevos capítulos y el rumbo que tomaría el triángulo entre Jenna, Jake y Matty, apuntando que lo que buscan es no caer en los aspectos típicos de las series de instituto (aunque, por supuesto, incluyeron el baile de invierno, y supongo que no se olvidarán del de promoción). Y también van evitando los tópicos de las comedias románticas; en ellas, la protagonista siempre está con un tipo que vemos claramente que no le conviene, mientras intenta resistirse al chico que es perfecto para ella, aunque a primera vista no lo parezca.

Jake y Matty no están delimitados de modo tan claro; ambos pueden hacer feliz a Jenna sin problemas, pero no hasta que ella no decida qué quiere. Y algo parecido le va a pasar también con aquella famosa carta que recibió al principio de la serie, una carta que la animaba a hacer cambios en su vida de una forma igual no muy comprensiva. Ahora que sabemos quién la escribió, va a conllevar nuevas complicaciones para Jenna. ¿Cómo puede una adolescente de 16 años reaccionar a eso de forma racional? El primer episodio está ocupado presentándonos el nuevo punto de partida y las nuevas situaciones, que en realidad no son más que evoluciones de las que ya vimos en la primera temporada, y apunta a que Sadie puede dar un interesante salto. Jenna está dando los pasos para convertirse en quien ella quiera, pero eso no la va a librar de acabar en situaciones... incómodas.
Publicar un comentario