21 junio 2013

El género "disfrazado"

En el podcast especial que "Ohhhtv!" dedicó a la tercera temporada de "Juego de tronos", se tocaba un tema bastante curioso al mencionar a algunos espectadores de la serie que, al ver de repente un ejército de muertos vivientes helados en el cierre de la segunda entrega, se indignaron al ver que aquello era un título de fantasía, y ellos jamás en su vida estarían viendo algo así. En el podcast se indicaba que que era curioso que esos espectadores pensaran así, cuando los caminantes blancos protagonizaban la primera escena del piloto, Bran se pasaba varios capítulos soñando con un cuervo de tres ojos y, al final de aquella primera temporada, veíamos nacer a los tres dragones de Daenerys. Pero resultaba que lo que les había desvelado finalmente que "Juego de tronos" era una serie de género (de fantasía épica, para ser más exactos), era la aparición de la versión de Más allá del Muro de "The Walking Dead".

Estos fans que empiezan a ver títulos de fantasía y ciencia ficción y luego se quejan cuando aparecen aspectos de fantasía y ciencia ficción siempre me han resultado fascinantes. ¿Qué serie pensaban que estaban viendo? Los comentarios indignados cuando "Perdidos" se lanzó de cabeza a los viajes temporales, allá por su cuarta temporada, eran igualmente curiosos. "¡Esto es una serie de ciencia ficción!", decían los descontentos. Pero si ya había un monstruo y un oso polar en una isla tropical en el piloto, ¿pensaban que "Perdidos" era una serie realista tipo "The Shield"? Es como si alguien empiece a ver "Continuum" y de repente, en la segunda temporada, se queje porque se dedican a hablar de viajeros del futuro. La agente Cameron tiene un chip en su cabeza que la convierte en Robocop, eso ya es una pista de que esto no es "Canción triste de Hill Street".

Eso sí, hay que reconocer que, a veces, estas series enmascaran un poco su género, tardan en meterse de lleno en él y lo hacen progresivamente, para no espantar al público que se acercó inicialmente a ellas sin ser especialmente fan de la fantasía y la ciencia ficción. Aunque desde el principio había detalles en "Perdidos" que apuntaban a su lado friki, es cierto que tardaron casi tres temporadas en explorarlos por completo, y tanto "Juego de tronos" como los libros de George R.R. Martin introducen gradualmente los elementos fantásticos, sin saturar al espectador-lector no iniciado al que, a lo mejor, toparse en la primera página, o en la primera escena, con un dragón le da urticaria. Esa revelación poco a poco de su verdadera naturaleza busca que los fans menos habituados al género ya estén enganchados a la serie para cuando Desmond Hume se vea separado del tiempo y busque a su constante, o para cuando Daenerys se tope con malvados brujos ladrones de dragones.

Pero eso no garantiza que los "escépticos" no vayan a protestar y patalear porque los han engañado vilmente. A veces, sin embargo, la pregunta que hay que hacerse es si, cuando vemos una serie, prestamos atención a lo que estamos viendo. Las pistas siempre están ahí, ni "Perdidos" ni "Juego de tronos" (por seguir utilizándolas de ejemplo) eran "Skins" al principio y luego, de golpe, se convirtieron en "Dragones y mazmorras", pero hay que saber verlas. De todos modos, tengo curiosidad. ¿A alguno de vosotros os ha pasado esto? ¿Alguno empezó a ver "Juego de tronos", se llevó el susto de su vida al ver a los dragones y decidió no verla más?
Publicar un comentario