04 junio 2013

Los fans cabreados de HBO

En el verano de 2007, HBO se vio de repente en el centro de una tormenta en las redes sociales en la que buena parte de sus espectadores, primero, llamaron al servicio de atención al cliente para asegurarse de que no habían tenido ningún problema repentino con la recepción de la señal y, segundo, se volcaron en blogs, foros, Twitter y todos los lugares interneteriles posibles para asegurar que iban a darse de baja de HBO y expresar su decepción y su sensación de que los habían traicionado. ¿La razón de todo este jaleo? El abrupto final de "Los Soprano". Ahora, con la perspectiva que da el tiempo, muchos de esos desencantados han aprendido a valorarlo de otra manera, pero en su momento permitió que tuviéramos un pequeño aperitivo de la que iba a montarse cuando terminara "Perdidos", tres años más tarde. Conforme las redes sociales han ido convirtiéndose cada vez más en unas acompañantes inseparables del visionado de nuestras series y programas favoritos, la posibilidad de que ciertos capítulos y desarrollos provoquen de repente una revuelta en Twitter se vuelve no sólo casi segura, sino que amplía la repercusión y el nivel de vitriolo y bilis lanzado contra la serie en cuestión.

Ahí está el final de la primera temporada de "The Killing" como ejemplo más cercano, pero ni eso ni, por supuesto, el caso de "Los Soprano" hace seis años podían prepararnos para el motín que provocó en Twitter, principalmente, el noveno episodio de la tercera temporada de "Juego de tronos", "The rains of Castamere". Los que hemos leído los libros sabíamos la que se avecinaba, y nos imaginábamos que habría, como mínimo, gran sorpresa entre los fans porque ya habíamos sentido el mismo shock, la misma decepción y la misma rabia que ellos cuando leímos ese capítulo en concreto, pero una cosa es gritarle a un libro tú solo emn tu casa, y otra muy distinta es lanzarte a airear toda tu frustración a tus centenares (o miles, o los que sean) de seguidores en Twitter nada más verlo por televisión. En "En terra de series" recogían algunas de las reacciones que, desde el domingo por la noche, han ido apareciendo por Internet, y las promesas de no ver más "Juego de tronos" y de darse de baja de HBO son, tal vez, las más "relajadas", y las que más recuerdan al pollo original organizado por el "Don't stop believing" de "Los Soprano".

No es que "Juego de tronos" no nos hubiera preparado para que pasara algo de este estilo; el noveno capítulo de la primera temporada es ya definitorio del tono de la serie y de la apuesta a vida o muerte que hacen todos sus personajes, pero es cierto que es el evento más "espectacular" de la saga (hasta el momento) y que, si ya provocó reacciones airadas y viscerales en los lectores de los libros, tenía que generarlas también entre los fans de la serie que veían el capítulo sin saber qué iba a pasar. O sin saber los detalles, porque es cierto que, desde que empezó la tercera entrega, los lectores de los libros no hemos dejado de dar la lata insinuando que algo gordo iba a ocurrir, y una simple búsqueda en Google puede arruinar toda la experiencia de la serie años antes de que pasen determinadas cosas. Pero la cuestión que presentan todas estas amenazas a HBO es otra. ¿Realmente esos espectadores abandonarán la serie? ¿Sabían el tipo de serie que estaban viendo? ¿Se hablará de otra cosa este verano que no sea de ese capítulo?
Publicar un comentario