27 junio 2013

Encerrados bajo la cúpula

Stephen King ha conocido muchas adaptaciones a la pantalla, ya sea grande o pequeña. De "Carrie" o "El resplandor" a "Cuenta conmigo" o "Cadena perpetua" en el cine, en la tele era más habitual que se hicieran miniseries, tv movies, y las dos series que más aguantaron en antena son "La zona muerta", con Anthony Michael Hall, y "Haven", que utiliza de punto de partida "The Colorado Kid" para luego contar otras historias con toques sobrenaturales en el ya clásico pueblo de Maine. Ahora, CBS se sube al carro de King con una serie pensada para el verano, y lanzada casi con el mismo esfuerzo promocional que si se estrenara en septiembre, y que adapta uno de sus últimos libros, "La cúpula".

El punto de partida de "Under the dome" nos lleva a Chester's Mill, un pueblo situado en un idílico entorno rural, el típico sitio en el que todo el mundo se conoce y todo el mundo guarda algún tipo de secreto, que un buen día, sin previo aviso, se ve aislado del resto del mundo al ser encerrado por una enorme cúpula transparente que emite cierta electricidad. La caída de la cúpula desde el cielo corta por la mitad casas, vacas, carreteras, miembros humanos y causa hasta accidentes de avión. Deja al pueblo sin electricidad y sin ninguna conexión con el mundo exterior, ni siquiera a través de la radio, y en los primeros momentos, sus habitantes ni siquiera están muy seguros de que acaban de caer dentro de una gran bola de nieve. Por supuesto, a partir de ahí, veremos lo que el aislamiento provoca en esa gente. ¿Sacará lo peor de ellos? ¿Lo mejor? ¿Se matarán entre sí antes de que pase la primera semana? No pueden contar más que con los recursos presentes dentro de la cúpula, pero éstos no son infinitos.

El material con el que Brian K. Vaughan y Neal Baer cuentan para estos primeros trece capítulos es, realmente, muy interesante, con muchas implicaciones sociales y éticas y muchos caminos por los que puede ir. El piloto sólo nos presenta la situación y a algunos de los personajes principales, apuntando alguna pincelada de las relaciones entre Big Jim (que está claro que va a ser el malo) y Duke, el sheriff, o de quién puede ser ese misterioso "Barbie" que llega a Chester´s Mill para cumplir un encargo, y luego queda atrapado allí. Estando en CBS, es inevitable cierto aroma a "Jericho", y esa misma serie ofrece también un espejo en el que mirarse para no repetir su principal fallo, que era no conseguir desarrollar ningún personaje medianamente interesante. "Under the dome", de momento, tiene a un potencial gran villano con la cara de Dean Norris, y el resto tiene margen para crecer. Vaughan, además de guionista en un par de temporadas de "Perdidos", es un reputado escritor de cómics que sabe mantener un misterio durante bastante tiempo sin que se tambalee demasiado, como demostró en "Y: El último hombre" (aunque el final puede dejar indiferente a bastante gente), pero también ha afirmado que, aunque qué es la cúpula y por qué está ahí puede no responderse enseguida, sí van a resolver unos cuantos enigmas sin esperar demasiado tiempo.

De todos modos, en "Under the dome" lo que parece que va a importar más es la relación entre los habitantes de Chester's Mill, cómo pueden sobrevivir y convivir encerrados allí, y sin saber cuánto tiempo pasará antes de que puedan salir, o si lo harán algún día. Ya en el primer capítulo plantan las semillas de unos tres pequeños misterios que afectan directamente a algunos de los personajes, y que probablemente impulsen más la acción que el gran enigma de la cúpula, y tal vez sea ese foco en los habitantes del pueblo lo que vaya a darle más interés a la serie que el mero misterio detrás de su high concept. El piloto es muy entretenido, y puede dar lugar a una serie igualmente entretenida. Además, su estreno en CBS ha sido todo un éxito, con más de trece millones de espectadores. Veremos si tenemos aquí la serie de ciencia ficción decente, al menos, de los networks que no ha terminado de ser "Revolution".
Publicar un comentario