11 junio 2013

Todos los hombres deben morir

ALERTA SPOILERS: Y así, tal y como llegó, la tercera temporada de "Juego de tronos" se marcha hasta el año que viene. ¿Sabéis a quién llaman "mhysa"? ¿Por qué "el rey está cansado"? ¿No? No hay que añadir más.

Cuando se habla de "Canción de Hielo y Fuego", la saga de libros en la que se basa "Juego de tronos", siempre es muy difícil hacerlo sin mencionar la Boda Roja. Es un evento monumental y crucial en el devenir de las historias que George R.R. Martin está contando. Confirma lo que la decapitación de Ned Stark nos anunciaba inicialmente, que si pensabas que esta historia iba a tener un final feliz, es que no estabas prestando atención (como le dice Ramsay Nieve a Theon Greyjoy), y era uno de los puntos al que los que los lectores de los libros estaban deseando que llegara la serie para ver cómo lo afrontaba y, especialmente, para tomar un retorcido solaz en las reacciones de quienes sólo siguen la serie de HBO. La masacre de Robb, Catelyn, Talisa y hasta su lobo huargo a cargo de Walder Frey, dejándose llevar por su sed de venganza y rompiendo los votos de hospitalidad, eleva aún más la sensación de inseguridad y peligro que rodea a todos los personajes, de que Poniente es realmente un mundo brutal en el que no hay que dejar pasar ninguna oportunidad de conseguir poder, mantenerlo o lograr que alguien con poder te proteja y te ayude.

Las formas de adquirir ese poder son variadas; pueden llegar a través del temor reverencial que inspira la fortuna (y la frialdad) de Tywin Lannister, a través de la traición de los Frey (aunque da la sensación de que es una hueca sensación de poder, de que Walder Frey es un peón que se tiene en demasiada alta estima para darse cuenta), mediante los medios mágicos de Melisandre o ganándose el respeto y el cariño de los pueblos que va liberando, como Daenerys, aunque la última escena de la temporada también nos deja ver el lado peligroso que tiene ese método (es muy fácil que se te suba a la cabeza y te creas un semidiós. Y eso es justo lo peor que puede pasarle a un Targaryen). Quienes se quedan en los márgenes, tienen que buscarse la vida en las sombras, afilando su ingenio y optando por convertirse en lo más parecido a un poder fáctico, como Varys, un personaje del que apenas hemos rascado la superficie de lo que es capaz de planear y hacer. O pueden hacer caso omiso de las advertencias de Yoda y abrazar ese lado oscuro al que conducen la ira, el miedo y el agresividad, y que es más rápido, más fácil y más seductor. Ahí ha caído Arya, ¿pero quién puede culparla? Ver el cadáver decapitado de tu hermano con la cabeza de su lobo cosida al cuello tiene que trastornarte de por vida.

Esta tercera temporada ha dado otro salto adelante más y se ha mostrado como la más segura en sí misma y la más coherente de las que hemos visto hasta el momento. David Benioff y D.B. Weiss saben perfectamente lo que están haciendo, y a pesar de los eslabones débiles, como la tortura de Theon, han entregado una tanda de capítulos que le hace la competencia este año a todas las series de prestigio que los críticos más adoran. La complejidad de las relaciones entre Cersey, Tyrion y los Tyrell ha sido uno de los puntos más álgidos, del mismo modo que ese infausto matrimonio entre el Gnomo y Sansa nos deja ver una promesa de infelicidad que Cersei expresa a la perfección en el último episodio. También han adquirido una nueva dimensión las maquinaciones de Melisandre con Stannis, con Davos posicionándose como uno de los favoritos de buena parte de los fans, y va a ser muy interesante ver cómo deciden ayudar a la Guardia de la Noche en su defensa de los Siete Reinos de esasa malvadas fuerzas que acechan más allá del Muro.

Como siempre, esa trama es la que más puede frustrar a algunos espectadores porque no se desarrolla todo lo rápido que les gustaría (como ocurre también con Daenerys en su periplo por la Bahía de los Esclavos). El "hielo" y el "fuego" siguen desenganchados de la acción principal, pero son los que acabarán teniendo toda la relevancia cuando lleguemos al final, así que la paciencia y el dejarse llevar es fundamental para disfrutar "Juego de tronos" sin estar continuamente pensando cuándo se darán cuenta en Desembarco del Rey de la que se les viene encima. Los frentes abiertos son todavía muchos, y los periplos de gente como Tyrion o Arya son lo suficientemente interesantes para seguirlos sin que nos preocupemos por cuándo llegará el invierno. Y lo mismo ocurre con Jaime Lannister, que bien puede ser el personaje que más ha evolucionado en esta tercera entrega y el que mejor ha ejemplificado el modo en el que "Juego de tronos" retrata a todos sus personajes, con muchas sombras y matices. Ni siquiera Dany es tan "buena" como nos gustaría creer (ya lo dice ella creo que en la segunda temporada, que no tiene un corazón gentil).

Tras un décimo episodio que se dedica a afrontar las consecuencias de la Boda Roja y a preparar la cuarta temporada (clásico esquema "The Wire"), lo que nos queda ahora es especular con los nuevos personajes que vamos a ver y recordar los grandes momentos de la temporada. Para mí, han sido cuatro; la confesión de Jaime a Brienne sobre la verdad detrás de su mote del Matarreyes, la toma de Astapor, la boda de Tyrion y Sansa y, claro, la Boda Roja. Si queréis un análisis de la temporada más detallado, en "Diamantes en serie" tienen uno muy interesante, y luego, en "BuzzFeed" han hecho una lista de peor a mejor con los treinta capítulos emitidos hasta ahora de "Juego de tronos" que también es curiosa. Esto puede ayudarnos a pasar mejor los largos nueve meses que nos esperan hasta la próxima primavera. Este invierno sí que está aquí.

P.D. sólo para lectores de los libros: Los fans de los libros vamos a pasar el hiato, claramente, discutiendo sobre qué momentos de los próximos volúmenes veremos en la cuarta temporada, y hasta apostando por cuál puede ser el que centre el noveno capítulo (aquí hay spoilers, claro). Algunos creen que será la batalla entre los salvajes y la Guardia de la Noche en el Castillo Negro (con aparición de Stannis incluida, si yo no recuerdo mal), pero yo casi que prefiero que sea el asesinato de Tywin a manos de Tyrion. Lo que sí parece claro es que veremos la boda de Joffrey bastante pronto. ¿Se reservarán a Corazón de Piedra para el final de la próxima temporada? ¿Y veremos a Dany gobernando Meereen?
Publicar un comentario