26 marzo 2014

¿A qué categoría de los Emmy mando mi serie?

La temporada televisiva todavía no ha terminado, por lo que las campañas de promoción de cara a los Emmy están aún en su infancia, pero ya empiezan a conocerse algunos de los movimientos de las cadenas con ciertos estrenos. Estas estrategias se encaminan a buscar más reconocimiento (como hizo PBS cuando movió "Downton Abbey" de miniseries a drama) o a posicionar sus series en aquellas categorías donde creen que pueden tener más opciones de rascar unas cuantas nominaciones, primero, y de traducir algunas de ellas en premios, después, y no obedecen a mucho más. No es raro que algunas de esas candidaturas nos parezcan peculiares, como poco, porque igual no terminamos de ver que "Nurse Jackie" sea una comedia, por ejemplo, pero no son decisiones que se tomen a la ligera. Cuando FX decidió enviar "American Horror Story" a las categorías de miniseries tenía la excusa de que en cada temporada cuenta una historia diferente, y ahí tenía más sencillo que Jessica Lange ganara ese Emmy a al mejor secundaria que todo el mundo daba como algo cantado.

Esta lógica está detrás de los últimos movimientos que hemos conocido de cara a la próxima entrega de estos galardones, que la NBC emitirá el 25 de agosto (lunes, para evitar conflicto con la pretemporada de la NFL y con los MTV Video Music Awards). Lo primero que supimos es que Netflix optaba por presentar "Orange is the new black" a las categorías de comedia, en lugar de a las de drama, donde compitió en los Globos de Oro, y apenas unos días después, Showtime seguía su ejemplo con "Shameless". Las dos cadenas parecen haber detectado que la posición de "Modern family" como gran favorita es débil, pues aunque el año pasado se llevó su cuarto galardón a la mejor comedia, ninguno de sus actores pudo continuar la racha de victorias en las categorías de secundarios, así que van a intentar que, en un campo con menos competencia que en drama (donde hay una superpoblación de posibles nominados), estos dos títulos llamen la atención de los votantes. Las comedias "puras" de estreno de esta temporada no parecen tampoco ser grandes rivales, así que sobre todo "Orange is the new black" tiene ante sí una gran oportunidad para afianzar la posición de Netflix como actor importante en esto de la ficción de producción propia.

El otro movimiento hecho público hace poco es que HBO va a ir a por todas y va a enviar "True Detective" a drama, y no a miniserie, como los críticos pensaban que haría dada su naturaleza antológica. No lo va a tener fácil precisamente por la entidad, y cantidad, de los rivales a los que tendrá que enfrentarse, empezando por los últimos episodios de "Breaking Bad" y terminando con "House of Cards", que resulta difícil pensar que no volverá a estar entre las nominadas a mejor drama. Además, los Emmy anunciaron hace poco que el número de candidatos podría ampliarse hasta a siete con el nuevo método de votación, así que la cadena parece estar muy segura de lo que tiene entre manos. Desde luego, el hype de la serie está por las nubes, y se va a beneficiar indirectamente del Oscar que Matthew McConaughey ganó por "Dallas Buyers Club", y siendo sólo ocho episodios, HBO puede enviar la temporada completa a los académicos (una maniobra que DirecTV hizo, con éxito, en la cuarta temporada de "Friday Night Lights", y es posible que hasta en la última).

"True Detective" es un candidato formidable, pero su inclusión en drama puede perjudicar a compañeras de cadena que, hasta ahora, habían intentado, sin suerte, desbancar a los títulos de AMC de lo más alto del podio. "Boardwalk Empire" tiene realmente complicado volver a una categoría de la que se cayó el año pasado, y la falta de tracción de "Juego de tronos" más allá de sus nominaciones técnicas, en mejor drama y para Peter Dinklage puede pasarle factura en julio (aunque Emilia Clarke logró colarse el año pasado entre las mejores secundarias). Con esta serie, cada año repetimos que está ante una oportunidad de oro para que la academia reconozca su condición de fenómeno global, pero ese reconocimiento bien puede no llegarle nunca. Y las que es probable que se despidan de la nominación "gorda" son "The Good Wife" (que no estuvo tampoco el año pasado, y pese a haber logrado una enorme visibilidad en la quinta temporada) y "Downton Abbey", que no ha perdido el favor del público estadounidense, pero da la sensación de ser una candidata más liviana. Esto si suponemos que "True Detective" cautivará a los Emmy del mismo modo que lo hizo con la crítica. El 10 de julio lo averiguaremos.
Publicar un comentario