20 junio 2014

Descubriendo talentos

Que los Critics’ Choice Awards nacieron con la voluntad de representar un soplo de aire fresco frente a los Emmy quedó muy claro desde el principio. Eran los únicos que se atrevían a premiar a John Noble por su trabajo en “Fringe” (y a nominar a Anna Torv), y en las cuatro ediciones que se han celebrado, han mostrado en todas cierto gusto por “descubrir” caras nuevas en el panorama televisivo. Frente a la poca importancia que los Globos de Oro y los premios del SAG dan a sus categorías televisivas, y la inmutabilidad habitual de los Emmy, los Critics’ Choice tenían un nicho para reconocer lo más destacado de la temporada televisiva que podían aprovechar simplemente por el hecho de que sus votantes ven bastante más televisión que los de los Emmy. Esa circunstancia hace que, a veces, se dejen llevar por la ola de lo que está más de moda o lo que se comenta más por las redes sociales (y premian a Bellamy Young como mejor secundaria por “Scandal”), pero también tienen el ojo para la savia nueva con el que suelen obsesionarse los Globos de Oro.

El año pasado, sin ir más lejos, fueron los primeros en reconocer el trabajo de Tatiana Maslany en “Orphan Black”, y no es nada extraño que algunas de las series más nominadas sean estrenos. En los galardones de 2014, entregados ayer, se subieron al carro de “Orange is the new black” y no sólo la reconocieron como mejor comedia, sino que premiaron igualmente a Uzo Aduba y a Kate Mulgrew (que compartió con Allison Janney el galardón de secundaria de comedia), y tampoco tuvieron ningún problema en entregar una estatuilla a una de las revelaciones del año, Allison Tolman, que ganó como mejor secundaria de miniserie/tv movies por “Fargo”. Tolman era una completa desconocida, con casi ninguna experiencia en cine y televisión, cuando la eligieron para interpretar a Molly, la sosias de Marge Gunderson en la adaptación de FX de la película de los hermanos Coen, y el modo en el que muestra la perseverancia de su policía de Minnesota investigando esos brutales crímenes, su inteligencia y su frustración porque  sus jefes no la tomen en serio, sin perder nunca las formas, la han convertido en la Tatiana Maslany de este año.

Los Critics’ Choice pueden optar por lo convencional y seguro al elegir a Jim Parsons como actor de comedia o a Aaron Paul como secundario de drama, y aunque el premio gordo a “Breaking Bad” puede verse tanto como un reconocimiento merecido como parte del guión preestablecido, ha sido interesante que se resistieran al empuje de “True Detective” como posible mejor drama. Eso sí, no iba a quedarse fuera Matthew McConaughey del reparto de premios. Es cierto que había opciones para seguir renovando premiados con nominados como Annet Mahendru (que es claramente el descubrimiento de “The Americans”), pero la mezcla de sangre fresca y veteranos no estuvo tan mal. Quedan tres semanas para que se conozcan las nominaciones a los Emmy, y aunque es muy probable que este cambio de protagonistas no se traslade allí, al menos resulta interesante mencionar otros nombres en las conversaciones sobre los posibles candidatos.
Publicar un comentario