25 junio 2014

Policías de la frontera


Las series de policías pueden ser, probablemente, el género menos sexy de la televisión. Automáticamente, se presupone que van a ser genéricas, nada más que un relleno de programación para atraer al público más adulto, que sus personajes no van a tener nada especial que las haga destacar y, lo peor, que van a encuadrarse en ese término que va camino de convertirse en el Voldemort de la televisión, la palabra que no debe ser nombrada por el temor que infunde en quienes la escuchan: procedimental. No vamos a engañarnos y decir que todo esto es falso, porque no es así. Series de policías olvidables e intercambiables se estrenan unas cuantas todas las temporadas, con sus casos autoconclusivos por episodio, su pareja de detectives con personalidades contrapuestas y su ambientación en una ciudad de la que rara vez vemos gran cosa, porque las calles falsas de un estudio de Burbank tienen que hacerse pasar por Filadelfia, por ejemplo.

Sin embargo, el género policial puede ser muy interesante si se hace bien, si hay otras ambiciones detrás de sus investigaciones y sus policías quemados y deseosos de retirarse que se dedican a dar baños de realidad a los novatos que llegan cargados de ideales sobre ayudar a la gente y mejorar el mundo. No todo va a ser ”The Wire”, un tratado sobre la sociedad urbana estadounidense disfrazado de serie de policías, pero tampoco es todo “Chicago PD”, en cuanto a su adscripción a los títulos de los 80 y los 90 centrados en seguir casi a toda una comisaría. En esta tesitura, es curiosa la posición en la que va a empezar su segunda temporada “The Bridge”. FX la estrena el 9 de julio (al día siguiente estará en FOX), y lo hace sin demasiada fanfarria. De hecho, casi toda la atención y la campaña de RR.PP. se la ha llevado “Tyrant”, que los críticos no han acogido con demasiada benevolencia,  y las peripecias de los detectives Sonya Cross y Marco Ruiz están pasando más desapercibidas.

La primera temporada ya se cerró un poco así, sin la misma atención que recibió la emisión de su piloto, pero quienes se quedaron hasta el final vieron cómo la serie presentaba un enorme potencial para la segunda entrega. “The Bridge” resolvió su caso, el que adaptaba de la escandinava “Bron/Broen”, a dos capítulos del final, y si esa investigación tuvo sus altibajos, y dejó fríos a no pocos espectadores, las líneas que se apuntaron en el cierre doble de la temporada permitían esperar con curiosidad la segunda. Ya comentamos que lo que diferenciaba al título sueco-danés eran los asuntos sociales que la trama utilizaba de fondo, y que el asesino en serie se dedicaba a resaltar con sus crímenes, y ese trasfondo social es lo que convierte a los remakes en piezas a priori interesantes de por sí por ver, precisamente, cómo se traslada todo eso a una nueva frontera. “The Tunnel” lo hizo con la franco-británica en el Eurotúnel, y “The Bridge” lo hace en la de Estados Unidos y México, y da la sensación de que el escenario se va a ver más explotado este año.

Si no visteis esa primera entrega de la serie de FX, pero tenéis cierta curiosidad, echadle un vistazo. Es cierto que la investigación termina dando menos de lo que promete y hay capítulos en el tramo intermedio que no acaban de cuajar, pero lo que sí logra presentar rápidamente es el microcosmos de la frontera y el tipo de gente que vive de ella, que se aprovecha de ella (y el tipo de gente que sufre por ello). También construye un dúo protagonista que es entretenido de ver, aunque la Sonya de Diane Kruger es controvertida entre el público (dejemos de compararla con la Saga de Sofia Hellin. Cada una debe sostenerse por sí misma). Pero su relación con el Marco de Demián Bichir le otorga a “The Bridge” el sostén sobre el que apoyar el resto de piezas, y la dinámica de Sonya con el capitán interpretado por Ted Levine es todo un hallazgo. Si habéis visto “Bron/Broen”, sabéis perfectamente cómo acaba el caso, pero las circunstancias a su alrededor son diferentes porque el escenario marca unas pautas diferentes. Y los dos periodistas de El Paso Times merecen que se les dé una oportunidad.
Publicar un comentario