03 julio 2014

Las músicas de la temporada



Tal vez sea una percepción personal, pero da la sensación de que cada vez está prestándose más atención a la música que suena en las series. No tanto a las canciones que se eligen (aunque hay títulos que las utilizan muy bien, a veces para buscar un poco el guiño humorístico, como hace el piloto de “The Leftovers”, otras para darnos otras pinceladas de su mundo, caso de las versiones en castithan de “Defiance”, y otras, simplemente eligiendo bastante bien las que deben sonar en cada momento, como hace “Orange is the new black”), sino a que hay bastantes showrunners que se preocupan por dotar a sus series de una “atmósfera” musical y sonora, como si dijéramos, con cierta personalidad y en consonancia con lo que se ve en la pantalla. Ahora, ya no sólo hablamos de Sean Callery, el mítico Mike Post o cuando Michael Giacchino y Bear McCreary eran todavía jóvenes promesas; esta temporada ha habido unas cuantas series cuyas bandas sonoras, encargadas a un compositor, han destacado bastante.

Sí, ha habido títulos de crédito imaginativos y espectaculares, con sintonías a tono como la de “Black sails”, pero aquí nos referimos más a toda la banda sonora que se escucha en los episodios. Repasemos algunas de esas series que han destacado esta temporada 2013/14 en su aspecto musical, aunque esto no es una lista de las mejores bandas sonoras; sólo de las que más han llamado la atención, por la razón que sea.



“Agents of SHIELD” (Bear McCreary): Es curioso cómo, en el arranque de esta serie, su banda sonora sí que era la de una película de superhéroes con todas las de la ley, aportando una épica que no se veía en los capítulos. A McCreary ya le pasó algo así también con la primera temporada de “Human target” (que de hecho, tiene una base rítmica muy parecida a la de "SHIELD"). Y ya que estamos con superhéroes, aquí hay que dar mención especial a la muy efectiva música de Blake Neely para “Arrow”.



“Juego de tronos” (Ramin Djawadi): Con esta serie pasaba algo bastante curioso, y es que su sintonía principal era bastante mejor que el resto de la música. En la cuarta temporada, sin embargo, se ha notado un gran salto, especialmente en los capítulos finales con el tratamiento de los diferentes letmotives de los personajes, un salto que es una evolución del final de la tercera.



“Hannibal” (Brian Reitzell): Más que música, lo de esta serie son paisajes sonoros, pesadillas acústicas que buscan perturbarnos y meternos de lleno en la misma realidad extraña por la que se mueve Will Graham. También juega con las composiciones de Bach favoritas del doctor Lecter, como el aria de las Variaciones Goldberg.



“The Americans” (Nathan Barr): En “True Blood”, las cuerdas de Barr ya son de lo mejor de la serie, y con los espías de FX ha conseguido esta segunda temporada dar un aire como de melancolía y tristeza, con sus toques de tensión, que ha ido muy bien con el viaje que los Jennings emprenden, sobre todo Elizabeth.



“Penny Dreadful” (Abel Korzeniowski): Una de las grandes sorpresas musicales ha llegado muy al final de la temporada, con una banda sonora romántica (en el sentido más literal), gótica, que deja ver la belleza tras los toques de terror más clásico. También está compuesta casi únicamente de cuerdas, y en ella se ha puesto tanto cuidado como en el resto de aspectos técnicos de la serie.

P.D.:  El vídeo que encabeza la entrada corresponde a la estupenda "Bleak House", adaptación de 2005 de la novela de Charles Dickens, cuya banda sonora estaba compuesta por John Lunn, responsable de la música de "Downton Abbey".
Publicar un comentario en la entrada