17 septiembre 2006

El mal del segundo disco


(ALERTA SPOILERS: Dado que vamos a hablar de segundas temporadas, tal vez haya spoilers de alguna que todavía no se haya emitido en España, así que leed bajo vuestra propia responsabilidad)

Los grupos musicales que tienen un enorme éxito con su primer disco, en el que los críticos los encumbran como la mejor banda de los historia del rock, luego se las ven y se las desean para conseguir que el segundo álbum esté a la altura de las expectativas, lo que suele ser bastante difícil. Ahí tenemos a The Strokes, por ejemplo, o a otros grupos que terminaron hundidos por la presión y ni siquiera publicaron ese segundo trabajo, quedándose en genuinos one-hit wonders (léase, Elastica o un caso un poco más peculiar, The Fugees, que desaparecieron en la cresta de la ola parece que regresan después de 10 años).
Las series de televisión tampoco pueden escaparse de esa "maldición". Ya se sabe que lo difícil no es llegar, sino mantenerse en la cima. La 2ª temporada de "Prison Break", por ejemplo, tiene ante sí el difícil reto de mantener las virtudes que la convirtieron el año pasado en la serie revelación. El problema es que algunas de esas virtudes venían dadas por el escenario, por el mundo cerrado de la cárcel, con sus propias reglas del juego. Una vez que los hermanos están fuera, la fuerza que venía dada por el escenario se pierde. Sin embargo, en los capítulos emitidos hasta ahora, las cosas siguen pasando a toda velocidad, los personajes siguen estando todos en el alambre (y tanto, aquí tampoco tiembla el pulso a la hora de matar a los protagonistas) y se ha añadido un elemento más que, de momento, a mí me está resultando muy interesante. El agente del FBI encargado de atrapar a los presos fugados tiene algunos puntos oscuros en su pasado, aunque un poco típicos, que pueden dar mucho juego más adelante. Claro, que William Fichtner no puede dar vida a personajes que no tengan un lado oscuro. Ahí está ese sheriff de "Invasión", por ejemplo.
Si aún es muy pronto para juzgar cómo será esta 2ª temporada de "Prison Break", hay otras de las que tenemos suficientes elementos de juicio para opinar si estuvieron o no a la altura. El caso de "Perdidos", que estamos empezando a ver en TVE, queda bastante claro, aunque no la benefició nada el desorganizado sistema de emisión que siguió la ABC. A pesar de notarse cierto estancamiento, en los últimos cinco o seis capítulos la temporada da un acelerón espectacular, mucho más interesante que el final de la primera, un poco frustrante. Frustrante también resultó la 2ª tanda de "Mujeres desesperadas", algo que reconoció su creador Marc Cherry. Apenas se salvaron Gabrielle y Bree, que se convirtió en la protagonista principal de la serie (al fina y al cabo, es un trasunto de la madre de Cherry), pero se notaba una falta de imaginación alarmante.
Precisamente, imaginación es lo que no les falta a los responsables de otras series para afrontar la reválida del segundo año. Incluso se las apañan para que el show se supere temporada tras temporada. "Expediente X" fue haciendo eso año tras año hasta la cuarta temporada, cuando el fenómeno era demasiado grande para que pudiera manejarse bien, se fue perdiendo frescura y la serie empezó a tomarse demasiado en serio. Pero el 2º y el 3º año fueron mucho mejores que el primero. En "Verónica Mars" optaron por otra solución, que era el más difícil todavía: más misterios más enrevesados, más dificultades para Verónica y, también, la posibilidad de que mostrara un lado más amable que en la primera temporada. El reto se superó con holgura, finalizando en un último capítulo que, en solo 45 minutos, solucionaba todos los cabos sueltos de la 2ª temporada ( y los que todavía coleaban de la 1ª) y aún tenía tiempo de terminar con un cliffhanger. Algo parecido hicieron los chicos de "Galáctica", que se las arreglaron para encaminar la serie por caminos más oscuros e inquietantes y allanar la senda para una 3ª temporada que promete ser devastadora, con ese aire a lo campo de concentración nazi que puede verse en los tráilers.
Habrá quien diga que las series más complejas lo tienen más fácil para aprobar el examen del 2º año, pero puede resultar un hándicap. "The Wire" lo va haciendo muy bien por el momento, incluso "House", aunque siempre corren el riesgo de pasarse de la raya porque la complejidad está toda en su protagonista. Cuando Cuatro la retome, tendremos ocasión de comprobar qué derroteros sigue de cara a la 3ª temporada.

Actualización: La diva de E!, Kristin Veitch, deja en su columna un buen montón de pistas de por dónde irán las nuevas temporadas de muchas series, de "Anatomía de Grey" a "Prison Break", "OC", "Perdidos", "CSI", "24", "Galáctica", "House", "Mujeres desesperadas"... No hay muchos spoilers, pero alguno nos podemos encontrar.
Publicar un comentario