09 septiembre 2006

Ella es demoledora

El atracón de "Galáctica" (y de información sobre la serie) que me estoy dando este fin de semana ha hecho que me llamara mucho la atención que de los cinco personajes principales de la serie original (el presidente, el comandante Adama, Apolo, Starbuck y Boomer), tres sean mujeres en la nueva versión, y mujeres de armas tomar en general: la presidente Roslin tiene mucho poder y no se arruga en enfrentarse a Adama o a quien haga falta para defender sus posiciones; Starbuck es toda una tipa dura a la que no conviene tener como enemiga (el físico de la actriz, que antes fue nadadora, ayuda perfectamente a dar esa impresión) y la "sorpresita" de Boomer es impagable. A todo esto, hemos de añadir a Número Seis (homenaje, por cierto, de los guionistas a "El prisionero"), para mí, el verdadero hallazgo de la serie, totalmente en la línea de los replicantes de "Blade Runner" (en la que Edward James Olmos era un policía que los perseguía), que aunque se saben mejores y más avanzados que los humanos, y no dejan de ser androides, en realidad desearían ser humanos. Es como una mezcla entre los personajes de Daryl Hannah, Rutger Hauer y Sean Young todos a la vez, lo que resulta ser muy interesante, y tiene el aspecto, y la voz, de las clásicas rubias de Hitchcock, con todo lo que eso implica.
Que el universo de "Galáctica" esté dominado por las mujeres no es casualidad. En estos vídeos de la página del SciFi Channel se va explicando a la perfección las razones de esa decisión, y viendo el panorama televisivo actual, tampoco resulta tan extraño. Si en las series que no se adscriben a ningún género han tomado el control (ahí tenemos "Mujeres desesperadas" y "Weeds"), en la de un género tan marcado "para tíos" como la ciencia ficción tenía que suceder esto también. Ya no son novias, amigas o hermanas de algún protagonista para aparecer en la serie. Son personajes principales porque sí. El cine todavía tiene que aprender bastante de estas series que, además, se están convirtiendo en el refugio de buenas actrices que ya pasan de largo de los 30, o han entrado directamente en los 40, edad en la que los papeles importantes de las películas se olvidan de ellas. ¿Dónde estaría gente Marcia Cross, Mary McDonnell o Marg Helgenberger si no?
Publicar un comentario