15 junio 2007

Marte en 1973

Hablamos poco de ella, pero la ficción británica siempre ha tenido cierto prestigio en el "continente", como llaman ellos al resto de Europa. Ahora resulta difícil verla en la televisión española, pero eso no quiere decir que no se hagan cosas interesantes. Una de ellas es "Life on Mars", que es un policíaco con un giro peculiar; y es que su protagonista, Sam Tyler, sufre un accidente de tráfico y, de repente, se ve catapultado 33 años atrás en el tiempo. En el primer capítulo, además, pasan tantas cosas, que parece que estemos viendo toda la serie concentrada en una hora. Nos presentan a Sam, inspector de la misma unidad donde trabaja Adam Dalgliesh en los libros de P.D. James, que está investigando el asesinato de una joven. Durante el curso de dicha investigación, Sam sufre el accidente que hemos mencionado, despertándose en 1973 y dándose cuenta de que sus nuevos compañeros están trabajando en otro caso sorprendentemente parecido.
Este capítulo de presentación tiene ritmo, tensión, algunos momentos más ligeros, provocados por las reacciones de Sam al seguir comportándose como si estuviera todavía en 2006, y se insinúa que, probablemente, Sam está en coma y todo lo que estamos viendo no es real, aunque para él sí lo sea. Además, el mejor hallazgo, aparte de la ambientación, es Gene Hunt, su jefe, un tipo irascible y violento que, sin embargo, puede invitar a té y galletitas a una anciana, y dedicarse a eso tan inglés como es hablar del tiempo, para que ésta recuerde a una persona en concreto.
No es de extrañar que las dos temporadas de "Life on Mars" se hayan llevado todo tipo de reconocimientos en el Reino Unido, y que incluso hayan intentado hacer un remake en USAmerica (que ahora está en suspenso). La verdadera investigación de Sam es, por supuesto, averiguar por qué está en 1973, si está de verdad vivo y si puede regresar a su tiempo, y se presenta de lo más interesante.
Ah, por cierto, me preguntaba por qué la serie se llama así, y la respuesta es, como parece que es costumbre últimamente, una canción: "Life on Mars", de David Bowie.
Publicar un comentario