29 junio 2007

¿Quién dijo miedo?

El terror está devaluado. Me explico. Lo que se lleva ahora es el terror gore, como la saga de "Saw" y "Hostel", y a ser posible que sea mucho más sangriento y animal que las entregas anteriores. Esa tendencia quizá esté llegando a su fin después de la raquítica taquilla de "Hostel 2" en su estreno en EE.UU., pero no echemos aún las campanas al vuelo. La otra vertiente es la de los remakes de películas de terror orientales, casi siempre bastante mediocres. En los dos casos, se apuesta más por los sustos y los golpes de efecto que por el suspense y el miedo, aparcando la sutileza y lanzándose a enseñar todo lo enseñable. A veces, puede salir bien, pero se deja poco espacio a la imaginación que, no nos engañemos, es lo que de verdad da miedo.
Recuerdo haber visto, hace mucho tiempo, el principio de una película inglesa de casas encantadas. Mostraba a un grupo de personas que entran en una casa para investigar ciertos fenómenos paranormales. El vestíbulo está a oscuras, en el edificio no hay luz, y ellos tienen que alumbrarse con unos faroles. El comienzo de la película era sólo eso, el grupo adentrándose en la casa totalmente a oscuras, de tal modo que sólo vemos lo que ellos iluminan con los faroles. Son todo cosas inofensivas, pero el hecho de no ver nada más producía una sensación de lo más desasosegante. Es el viejo truco de los ruidos inexplicados en el piso de arriba, o las voces extrañas; todo lo que pase fuera de campo es muy efectivo para el miedo, porque es nuestra imaginación la que se encarga de "rellenar" lo que no estamos viendo.
No hay demasiadas películas que logran causar miedo de verdad. Y no me refiero a un susto detrás de otro, sino a una sensación continua de tensión. El principio de "Los sin nombre", por ejemplo, transmite una extraña inquietud, lo mismo que el impactante comienzo de "28 días después". "Al final de la escalera", que transcurre en la casa de la foto, logra que el rebote de una pelota bajando por unas escaleras sea aterrador, y nunca una cancioncita de amor tuvo connotaciones tan malsanas como la que suena en "Suspense", adaptación de "Otra vuelta de tuerca", de Henry James (estas dos películas fueron, además, la base sobre la que Alejandro Amenábar construyó "Los otros"). Buscando ayer cosas sobre "Buffy" me topé con uno de sus mejores episodios, que es una pequeña película de miedo muy, muy efectiva, "Hush", con aquellos Caballeros que roban las voces de todo el pueblo para poder "recolectar" siete corazones. Hay algunas otras, incluidas las pocas películas que dirigió Chicho Ibáñez Serrador, que demuestran que, en lo concerniente al miedo, menos es más.

8 comentarios:

ALX dijo...

Al final de la escalera tiene todos los tópicos que luego se imitaron una y otra vez, pero como bien dices, pocas veces una escalera y una pelota habían dado tan mal rollo. También me quedo con la sesión de espiritismo, en la que aparentemente no sucede gran cosa, pero cuando el protagonista escucha la grabación se puede oír la voz de un niño.

El guión de HUSH fue la única nominación importante de los Emmy a Buffy. Es genial, sobre todo por los caballeros que eran muy inquietantes.

Saw estaba bien, el problema han sido las secuelas que la han desvirtuado. Hostel era una tontería enorme. En cuanto al gore, depende de como lo uses, unos buenos ejemplos son el remake de El amanecer de los muertos, o de Las colinas tienen ojos (con unos veinte minutos en su parte media realmente impactantes), o también la divertida La casa de los mil cadáveres. No dan miedo, pero pueden llegar a ser muy desasosegantes

Ainhoa dijo...

sí, las películas de miedo que se hacen ahora realmente no dan miedo: dan asco (cuanta más sangre y más cuerpos descuartizados, mejor), son muy predecibles y hasta algunas son graciosas.
Pero no te mantienen en tensión, no te hacen quedarte pegada al sofá y sobresaltarte continuamente.
El caso más claro que recuerdo es con la película "The Haunting". Primero vi la versión de 1963, y hay muchos silencios, ruidos, una atmósfera que te mantiene en tensión...
Años más tarde, en 1999, hicieron un remake con Catherine Zeta-Jones y Liam Neeson, entre otros. Mucho presupuesto, efectos especiales y actores con gancho, pero todo era demasiado previsible y hasta aburrido. No tenía el "encanto" de la del 63.

MacGuffin dijo...

¡Eleanor, ven con nosotros! "La guarida" era una penita, la verdad. La casa por fuera era inquietante, pero nada más.

Gossip dijo...

Nunca he sido muy partidarío de las peliculas de miedo la verdad. No me gusta pasarlo mal en el cine y estas peliculas consiguen que me pase las dos horas sufriendo.

Pero hay algunas que no están mal del todo. La primera parte de Saw estaba muy bien, pero por ser la novedad aunque las siguientes partes jodieron la saga. Quisieron explotar la gallina de los huevos de oro demasiado y la cagaron.

Uff, los tios esos que robaban las voces en Buffy daban muy pero que muy mal rollo.

Un saludo!

ramelot dijo...

Yo soy muy fan de las pelis de miedo, aunque en realidad debería decir era, porque sinceramente, exceptuando peliculas como "Los Otros", "Los sin nombre", "Darkness" y alguna japo no ha salido todavía nada bueno de USA, que es, queramos o no, de donde esperamos las grandes peliculas. Bueno, ahora que recuerdo, El sexto sentido también rompió moldes e incluso te mantenía en tensión...

Ahora llega a las pantallas 28 semanas despues, y con director español incluido, pero no me da buena espina....Cuando el boca a boca todavía no ha funcionado por algo será. Y creo que fué en blogdecine donde leí que dentro de poco hay una peli española de miedo de las buenas de verdad.....Esperemos que si.

ramelot dijo...

Bueno, después de darme una vueltecita por internet buscando informacion sobre 28 semanas después, me parece que voy a tener que retirar lo dicho porque está gustando...Yo que me alegro.

mninha dijo...

'Al final de la escalera' la vi cuando era pequeña y pasé mucho, mucho miedo. Después la he vuelto a ver y me sigue asustando (será que no he madurado mucho, jeje), aunque la que me acojonó de verdad fue 'La profecía' (esa no he tenido valor para verla de nuevo). El episodio de 'Buffy' es terrorífico, uno de los mejores de la serie.

jazzman dijo...

No soy muy fanático de las pelis de miedo, de hecho es que no me dan ni miedo. "28 días después" es muy inquietante en su comienzo, pero luego se va diluyendo hasta resultar en irrisorio. Al parecer su secuela es mucho más activa.

Saludos!