12 abril 2010

La historia de los dos marshalls

Cuando acabó la segunda temporada de "In plain sight", el pasado verano, se anunciaron varios cambios entre sus productores ejecutivos y guionistas para "potenciar la narrativa" de la serie, fuera lo que fuera eso. La narrativa no sé, pero lo que sí se ha potenciado aún más es el centro real de la serie; la pareja Marshall-Mary. Hace unos días, en "ByTheWay" repasaban algunas parejas de series policíacas con una gran dinámica, que justificaban que viéramos capítulo tras capítulo, y la que forman Mary McCormack y Fred Weller debería estar en uno de los puestos más altos de esa lista. Por su relación y los diálogos llenos de puyas soportamos una primera temporada un poco más floja, y en la segunda se asentaron todavía más como el verdadero enganche y el motor de todo.

Si nunca habéis visto "In plain sight", el resumen se hace fácilmente: sigue a dos U.S. marshalls (sí, como Raylan Givens en "Justified") que trabajan en el Programa Federal de Protección de Testigos (o WITSEC) en Albuquerque (Nuevo México). Mary tiene una personalidad bastante arrogante, de las de "o a mi manera, o carretera", con una familia muy disfuncional que es la fuente de su inestabilidad emocional y su miedo al compromiso. Su padre, que era un ladrón, las abandonó a ella y a su hermana cuando eran niñas, y su madre es una alcohólica tampoco muy estable. Marshall, por su parte, es el tranquilo y calmado, siempre con un axioma filosófico a punto para lo que sea, y con puntos de vista diferentes a los de Mary sobre el destino, la familia, el amor... La vida, en general. Entre los dos, siguen una dinámica más cercana a la de Crews y Reese en "Life" que a la de Booth y Brennan, aunque los sentimientos de Marshall sobre su compañera quizá no sean tan de colegas y amigos.

De la tercera temporada se han emitido dos episodios y parece que los casos van a mantenerse en la línea que hizo mejorar la segunda entrega, que es ver cómo los testigos tienen dificultades para adaptarse a su nueva vida, incluso aunque lleven años en ella. El segundo, además, nos ofreció un vistazo al primer caso en el que Mary y Marshall trabajaron juntos y nos presentó a un nuevo personaje que parece que, en lugar de chocar con Mary, como suele ser habitual, a a intentar colaborar con ella (y al que da vida Allison Janney, en reunión de veteranos de "El ala oeste de la Casa Blanca" con la propia McCormack y Joshua Malina, que tiene un pequeño papel). Da la sensación que la familia de ella va a ser un poco más secundaria, aunque supongo que la historia sobre su padre dará juego en algún momento (hay algunas teorías al respecto circulando por ahí), y se nota también un ligero cambio en el modo en el que se presenta el capítulo, como buscando algo más de inmediatez en los casos.

Veremos qué tal va "In plain sight" esta primavera, teniendo en cuenta que su audiencia es bastante modesta para los estándares que ha marcado USA últimamente. Mary y Marshall nunca son aburridos de ver (sus referencias pop están últimamente siguiendo la línea de las que hacía "Verónica Mars"), así que si mantienen el nivel de los casos de este arranque de temporada, podemos estar ante algo más que un divertido procedimental primaveral.

P.D.: La foto la he sacado de "In Plain Sight Fan", que tiene de todo sobre la serie.
Publicar un comentario en la entrada