28 abril 2010

En modo aleatorio

1.- A raíz de los comentarios sobre los últimos episodios de "Glee" (como éste), me da la sensación que la serie tiene dos actores muy expresivos todavía infrautilizados y de los que se destacan otros aspectos en lugar de lo efectivas que son sus interpretaciones sin abrir la boca. Uno es Chris Colfer, que pone unas caras sensacionales cada vez que Kurt se emboba viendo cantar a Finn (las que puso durante el "Hello I love you" de hace dos semanas fueron de premio. Kurt se derretía literalmente, por no decir una grosería), y la otra es Dianna Agron, que no necesita hablar para que los pensamientos y las emociones de Quinn se le transparenten en la cara. Siempre dejan pequeños momentos estupendos, y cuando la trama se centra más en ellos, también pueden manejar los aspectos más trascendentales.

2.- Esta semana, ha habido una serie de la que yo no suelo hablar (porque la tengo en mi lista de pendientes) que creo que ha avanzado en cierto aspecto de su trama en un tren, un lugar donde no sólo ha habido asesinatos, conspiraciones y misterios clásicos tipo "cuarto cerrado", sino que ha protagonizado algunos grandes momentos románticos en la historia del cine. Si utilizamos a nuestro querido Alfred Hitchcock de referencia, montó un bonito misterio (además con espías, género clásico en lo de montar intrigas sobre raíles) en un tren en "Alarma en el expreso", y lo utilizó en la elipsis más explícita que yo recuerdo para dejarnos caer a qué se dedican Cary Grant y Eva Marie Saint al final de "Con la muerte en los talones". Si alguien no pilla ese final, es que no estaba prestando mucha atención, o su mente aún es inocente y tierna.

3.- Para la cuarta y última película de la saga "Crepúsculo", se habían barajado los nombres de directores de bastante peso, entre ellos, Gus Van Sant y Sofia Coppola. La especulación llegó a tal punto, que por Twitter llegamos a bromear que habría estado bien ver qué habría hecho Pedro Almodóvar con "Amanecer", y si incluiría algunos de sus hits de los 80 en la banda sonora, como "Voy a ser mamá". Finalmente, el elegido para cerrar en el cine las peripecias de Bella y Edward es Bill Condon, conocido por "Dioses y monstruos" (muy recomendable) y "Dreamgirls", y que sucede a un director más curtido en el terror y el thriller como David Slade, que ha dirigido "Eclipse". Lo que no se ha confirmado es si seguirán el ejemplo de Harry Potter y harán dos películas del último libro. Que, por cierto, las fans de Rupert Grint andan un poco revolucionadas por el trailer de "Cherrybomb", su nueva película. Grint ya tiene 21 años, y verlo en plan "Skins" en esta cinta va a romper definitivamente su imagen de Ron Weasley. O no.

4.- Por último, una elección musical para el departamento de las versiones peculiares. Las teloneras de She & Him (y sus coristas) en Madrid fueron las Chapin Sisters, con un rollo folk hippie muy californiano, y que nos dejaron sin escuchar esta versión de "Toxic", de Britney Spears, con la que el local se habría venido abajo seguro. Desde luego, es mucho más curiosa que las que Travis y Fountains of Wayne hicieron en su momento de "Baby one more time". Claro, que Travis también ha versionado a Katy Perry. ¿Y She & Him? Una grata sorpresa que se resume aquí.
Publicar un comentario en la entrada