13 abril 2010

El último caso de Patty Hewes

DirecTV no es la panacea universal para las series en riesgo de cancelación. Lo que funcionó para "Friday Night Lights" no tiene por qué hacerlo para "Damages" y, desde luego, no lo ha hecho. Si nada lo remedia, en "Variety" apuntan que la tercera será la última temporada en la que veremos las maquinaciones de Patty Hewes. Las audiencias han ido decayendo desde el estreno en enero y lo cierto es que, aunque en su momento le reportó un gran éxito a FX, ahora no entra en la línea de programación de la cadena, que sigue estrenando series más orientadas al público masculino.

Con DirecTV pasan tres cuartas partes de lo mismo. Una de las razones que se apuntan para que su trasvase a ese canal haya fracasado es que, con las reposiciones de "The Wire" empezando en julio, simplemente no tienen hueco para más series, pues también están recuperando, entre otras, "Oz" y "Brotherhood", y tienen la quinta temporada de "Friday Night Lights" como gran estreno del otoño. El resultado es que las peripecias de Hewes & Asociados han llegado a su final de un modo natural en televisión; porque los espectadores las han abandonado.

Lo cierto es que no puedo decir si esta tercera temporada, al parecer muy influenciada por el caso Madoff, está bien o no. Me quedé a cuatro capítulos de acabar la segunda, que intentaba mantener la sorpresa del puzzle desordenado de la primera aunando un caso contra una empresa contaminante en el estilo de "Erin Brockovich" y la revelación de algunos de los demonios personales de Patty, a la vez que veíamos a Ellen seguir su propio camino hacia la maldad. En algún momento de todas aquellas traiciones me perdieron, y ya no logré volver a conectar con ella. Y eso que el talento manipulador de Patty (y su lucha por unos principios muy claros) era fascinante, pero igual estaba rodeada de demasiados tiburones, y tanta bilis al final me pasó factura.

No puede negarse que la primera temporada se salió del molde con ese caso en el que nunca estamos en el tribunal, con un villano tan memorable y conseguido como Arthur Frobisher, y en el que nos dosificaban y nos escondían la información de un modo aún más experto que en "Perdidos". Esos 13 episodios son una de las experiencias más entretenidas y con capacidad de enganche de los últimos años, con la figura de Patty emergiendo como la de la marquesa de Merteuil de "Las amistades peligrosas", como se comentó muchas veces en su momento. Cuando acabó aquella primera temporada, FX renovó la serie directamente para dos temporadas, y tal vez ha sido excesivo para tanto maquiavelismo.
Publicar un comentario en la entrada