18 abril 2010

La moda del 'backlash'

1.- En cuanto algo se pone de moda, también se convierte en tendencia atacarlo por todas partes. A "Glee" le está pasando eso y no porque haya gente que esté saturada o que considere que está sobrevalorada, sino por un chiste sobre Sarah Palin. Los conservadores estadounidenses han decidido que "Glee" es propaganda izquierdista de Hollywood (del mismo modo que decían que "Avatar" era antiamericana), lo que no deja de ser muy divertido si vemos que se emite en Fox, cuyas noticias (y cuyo canal de noticias 24 horas, Fox News) a veces dejan a Intereconomía como meros aprendices en cuanto a atacar al gobierno con literalmente cualquier cosa que se les ocurra. Pero es que esa bipolaridad es muy característica de Fox. Lo mismo tiene un mastodonte representativo del establishment más establecido, como "American Idol", que una serie reconocida por Dick Cheney por ser "representativa de la guerra contra el terrorismo" como "24", que emite sitcoms animadas bastante irreverentes e irrespetuosas, que tiene en su parrilla series para las que, por ejemplo, la opción sexual de sus protagonistas no sólo no es demasiado importante, sino que se trata como si fuera lo más normal del mundo, sea cual sea. Con Fox puedes esperarte cualquier cosa.

2.- "Life unexpected" también ha sufrido una extraña ciclotimia, alternando capítulos muy pastelosos con otros en los que todo el mundo estaba cabreado con todo el mundo, y la repetición de los patrones de enfados, pataletas y amagos de reconciliaciones estaba ya bastante vista. Al final, decidieron reconducir un poco el tema y los últimos episodios han estado un poco mejor, presentando una relación entre sus protagonistas un poco más interesante, aunque aún tenga sus aspectos cargantes. The CW no sabe si renovarla u optar, otra vez, por "One Tree Hill", y yo tampoco sé muy bien si merece la pena continuar con ella. Se esforzaron mucho en el tramo intermedio por lograr que todos los personajes nos cayeran mal, y cuesta un poco recuperarse de eso.

3.- Como hemos dicho al principio, el backlash, que dicen los yanquis, es una cosa muy curiosa. Algo se pone de moda, a todo el mundo le encanta, y es inevitable que surja el movimiento contrario que empieza a meterse con ese algo. Le pasa a todas las series de televisión que alcanzan cierta repercusión. Le está pasando a Tina Fey después de la gran sobreexposición mediática de estos últimos dos años, le está pasando a "Glee" tras cuatro meses de casi histeria del fandom, y ya sabéis que en esta burbuja blogueril nuestra hace tiempo que le pasa a "Cómo conocí a vuestra madre" (ya no mola decir que mola, no sé si me entendéis), le está pasando a "Perdidos" mucho antes de que se acabe y, en estas últimas semanas, creo que empieza a pasarle a "Bones" (ya hubo algo de esto en el final de la cuarta temporada, pero creo que va a ser peor). Preparaos para leer muchos ataques contra Brennan de aquí a mayo.

4.- Y ya que hablamos de "Bones", (y esto igual es un spoiler de otra serie, de "Perdidos") me parece un puntazo que la teoría de las almas gemelas que Brennan contó hace tres capítulos, o así, sea una de las claves de "Perdidos" (y sus constantes y sus reflejos en los espejos). Si no recuerdo mal, según esa teoría, no sé si de Platón, los seres humanos fueron creados originalmente con cuatro ojos, cuatro brazos y cuatro piernas, y los dioses los separaron en dos mitades por miedo al poder que podían alcanzar. Así, se pasan toda la vida buscando a su "alma gemela", a la persona que vuelva a completarlos. "Fringe" no es la única serie de Fox con pistas de la de la ABC.

Música de la semana: Aprovechando que hablábamos de "Glee", sus selecciones musicales van a volver a ser comunes por aquí, ahora que ya ha vuelto a la parrilla. Finn, desde luego, no es Jim Morrison ni en el blanco de los ojos, pero ese "Hello, I love you" de The Doors será nuestra elección.
Publicar un comentario