05 agosto 2011

El Oscar en el horizonte

La carrera de los Oscars es como la ropa de otoño; se empieza a exponer en los escaparates en cuanto empieza el mes de agosto. En cuanto se hace pública la programación de los festivales de Toronto, sobre todo, y de Venecia, se abre la veda para empezar con las especulaciones. Algunas de las películas que se presentan como posibles candidatas igual ni están del todo terminadas, pero no importa. Los "oscarólogos" comienzan al final del verano su quiniela, que este año es un poco más complicada por las nuevas normas de votación de las candidatas a mejor película (deben pasar de un determinado número de votos para estar nominadas, así que podemos tener el año que viene tanto cuatro como diez pretendientes al premio gordo).

"The Guardian" publicó no hace mucho una galería con 50 de esas aspirantes, algunas títulos ya esperados hace tiempo como "El topo", "War horse", "Carnage" (miedo me da su traducción en España, donde la muy recomendable obra en la que se basa se llama "Un dios salvaje"), la adaptación de David Fincher de "Los hombres que no amaban a las mujeres", "A dangerous method", "El árbol de la vida", "The Iron Lady", "The Ides of March" o "J. Edgar", entre otras. También incluían títulos que los críticos están deseando coronar como los sucesores en la ceremonia del teatro Kodak de "Winter's bone" y "Los chicos están bien", siendo "Like crazy" la mejor posicionada por el revuelo que organizó en el último festival de Sundance. Con ella, también está empezando a hablarse mucho de "My week with Marilyn", con Michelle Williams interpretando a la Monroe durante el rodaje de "El príncipe y la corista", o de "The help" (que por el trailer parece que es de las de tocar la fibra sensible, además de tener un gran reparto, así que no hay que descartarla), incluso de "Drive", un thriller que fue de lo más comentado en Cannes.

Todas estas predicciones tan tempranas, y en la mayoría de los casos sin haber visto más que fotos del rodaje, se hacen basándose únicamente en los nombres de sus responsables y en la distribuidora que tengan detrás. "My week with Marilyn", por ejemplo, tiene el apoyo de The Weinstein Company, consumados expertos en la carrera de los Oscars, y una película basada en un libro para niños como "Hugo" entra en las quinielas sólo porque su director es Martin Scorsese (por cierto, "La invención de Hugo Cabret" es un libro muy curioso). Y luego también se cuelan las películas pequeñas que se estrenan en verano y a las que los críticos otorgan el runrún que, tal vez, puede llevarlas hasta los Oscars. Este año, una de ellas es "Beginners", que se presenta como una posibilidad para que Christopher Plummer (que está muy bien) sea nominado al mejor actor secundario.
Publicar un comentario en la entrada