16 mayo 2013

El asesino de Belfast

¿Cuántos títulos centrados en la persecución de un asesino en serie llevamos esta temporada? Los hemos tenido que tiraban del efectismo y los giros gratuitos de guión ("The Following"), los que apuestan por una atmósfera inquietante de película de terror ("Hannibal") y los que torturan a los espectadores todas las semanas ("Mentes criminales"). Ahora, con un considerable retraso desde que empezó a promocionarse y meses antes de que se estrene la tercera temporada de "The Killing", con su centro en un psicópata, llega a BBC Two "The Fall", una miniserie de cinco episodios en la que los policías de turno deben perseguir a, efectivamente, otro asesino en serie, esta vez en Belfast. Sin embargo, el punto de partida de su primer capítulo es ligeramente diferente a lo habitual porque, desde el principio, sabemos quién es el asesino y lo seguimos en su vida diaria, ya sea en su trabajo o espiando a su próxima víctima. Y la acción no arranca con el hallazgo del primer cadáver, sino que entramos en el caso a la vez que lo hace Stella Gibson, superintendente de Scotland Yard que va a Belfast a realizar una revisión de los primeros 28 días de la investigación.

Su tarea es comprobar que se han seguido todos los pasos adecuados en la búsqueda del asesino de la hija de un importante político norirlandés, y ofrecer posibles pistas de por dónde puede continuar el trabajo de la policía, que se reconoce estancada. No obstante, también desde el principio vemos que Gibson es una mujer un poco peculiar, con una historia pasada con el jefe de los detectives de Belfast que sólo se insinúa, y parece que la serie nos va a mostrar en paralelo sus actividades con la del asesino, para que veamos que, en el fondo, se parecen bastante más de lo que se podría sospechar a simple vista. Es un truco bastante manido, pero que aquí no funciona del todo mal. Es de esperar que, conforme pasen los capítulos y veamos que la caída del título se aplica a los dos personajes, esos paralelismos le concedan más fuerza a la miniserie.

De momento, no han hecho más que presentarnos la situación que Stella Gibson se encuentra a su llegada a Belfast, la fachada cotidiana del asesino y la propia fachada externa, muy compuesta, eficiente y hasta distante, de la superintendente. Ambas fachadas ocultan sus propios demonios y obsesiones, y ya irán agrietándose más adelante. Con lo que sí cuenta "The Fall" es con un reparto interesante que puede elevar la respuesta que tengamos hacia ella. Gillian Anderson y Jamie Dornan dan vida, respectivamente, a la policía y al asesino que debe cazar, y por ahora ella transmite algo más que bajo su exterior hay cierta oscuridad que él. También hemos visto a John Lynch, que ya trabajó con Anderson en "Bleak House", y que es el jefe de la policía de Belfast, y más adelante veremos a Archie Panjabi como la forense. El primer capítulo no busca engancharnos mediante giros de guión o sorpresas, sino que intenta que nos intrigue ese retrato del día a día del cazador y su presa, ya sean el asesino y sus víctimas o la policía con el asesino. Tendremos que esperar al final para comprobar si esta miniserie aporta algo nuevo al género o no.

P.D.: Hay una lectura interesante alrededor de "The Fall" que cuenta The Guardian, y es el modo en el que la programación de la BBC en Irlanda del Norte se vio sujeta a grandes presiones desde todos los lados durante los 70 y los 80,  en las peores épocas de atentados del IRA y acciones represivas del ejército británico. El diario se pregunta si la miniserie podrá retratar, dentro de las constricciones de su género, la sociedad de Belfast en toda su complejidad. Los detalles del coche blindado y las alusiones a "mi dios es mejor que el tuyo" ya apuntan un poco hacia dicha complejidad.
Publicar un comentario