02 mayo 2013

¿Una revolución en los Emmy?

Desde que Netflix puso a disposición de sus suscriptores los trece capítulos de la primera temporada de "House of cards", los periodistas especializados en premios y, en concreto, en los Emmy no han dejado de especular sobre qué clase de impacto puede tener el título producido por David Fincher en la carrera de los dramas de este año. Si el año pasado vimos cómo "Downton Abbey" y la PBS irrumpían con mucha más fuerza de la que nadie había pensado inicialmente en su mudanza de las categorías de miniseries a las "gordas", éste puede ser el año en el que "vacas sagradas" entre los dramas se caigan de las nominaciones principales ante la enorme cantidad de estrenos con mucho potencial para llamar la atención de los academicos. No sería extraño que "Boardwalk Empire" perdiera finalmente pie entre los mejores dramas, o que el empuje de "Mad Men" se viera muy reducido, o que "Breaking Bad" siguiera sin tener éxito fuera de las categorías de interpretación, o que "Juego de tronos" tenga que seguir consolándose con sus récords semanales de audiencia. No sólo es "House of cards" la principal amenaza de todos estos títulos, pero sí puede ser la más mediática por haberse visto en streaming en lugar de una cadena de televisión convencional.

"The Hollywood Reporter" intentaba adivinar hace un mes qué posibilidades había que entrara savia nueva en la carrera de los dramas, teniendo en cuenta que Sundance Channel ha entrado también en la pelea con "Rectify" (que igual es demasiado indie) y con "Top of the lake" (que competirá en miniserie). Luego acabarán ganando los favoritos (lo que incluye muchas posibilidades de que "Homeland" repita victorias, que es algo que a los Emmy les gusta mucho hacer), pero no hay que descartar que veamos muchas caras nuevas cuando se anuncien las nominaciones en julio. "The Americans", "The following", "The Newsroom", "Bates Motel" y hasta "Vikings" se mencionan como candidatos que tienen algo que sus respectivas cadenas pueden utilizar para conseguir ser incluidos en algún apartado, como Vera Farmiga entre las actrices de drama, Kevin Bacon entre los actores (no os ríais, no subestiméis el tirón de una estrella de cine haciendo televisión), la serie de Sorkin colándoso a lo mejor entre los nominados a drama... Cada vez hay más canales animándose con la producción propia, lo que cada vez amplía más la lista de potenciales candidatos a ser nominados a un Emmy. Emitirse en HBO ha dejado definitivamente de garantizar que el camino hacia los Emmy será un poco más fácil.

De todos modos, hacer predicciones estando aún en mayo es realmente complicado. Sí parece que el drama va a estar sujeto a más novedades que la comedia, donde los expertos apenas tienen en cuenta, como posibles nuevas entradas, el regreso de "Arrested development" en Netflix y "The Mindy Project", pero entre los dramas parece haber bastante incertidumbre más allá de las casi seguridades de "Homeland", "Breaking Bad" y "Mad Men". Será interesante saber si los Emmy deciden recuperar su vieja costumbre de reconocer en su temporada de despedida a antiguas ganadoras múltiples como "30 Rock", y las categorías que se van a ver bastante revividas serán las de miniseries y tv movies. ¿Volverá History a liar una buena con "La Biblia" y sus catorce millones de espectadores? ¿Será "Behind the candelabra" la rival a batir? ¿O será Jane Campion la que haga valer su nombre y sus Oscars por "El piano?
Publicar un comentario en la entrada