18 septiembre 2013

Está lleno de estrellas (rosas)

ALERTA SPOILERS: Monarcas, estrellas rosas, huevos a lo monolito de "2001, una odisea del espacio", propano... Si todas estas cosas os suenan, pero no habéis llegado aún al final de la primera temporada de "Under the dome", quizás es mejor que no sigáis leyendo.

En "Vulture" publicaban hace unos días una selección de teorías sobre lo que era la cúpula en "Under the dome", y quién la había dejado caer sobre Chester's Mill, que parecen haber dado en el blanco sobre parte del misterio que sustenta la serie. En el último capítulo de la primera temporada tenemos confirmación de que alguien, un ente misterioso (muy probablemente alienígena), encerró al pueblo bajo la cúpula para protegerlo de algo que aún está por venir. ¿El impacto de un meteorito, un holocausto nuclear, la llegada del Apocalipsis maya? Eso es parte del misterio, pero al menos nos han ofrecido alguan que otra respuesta, y una ascensión de líneas rosas hacia el cielo bastante impresionante, la verdad (parecía una versión rosa del skyline de la Ciudad Esmeralda de "El mago de Oz"). Ya tenemos a Julia "coronada" definitivamente como Monarca, a Big Jim con otra razón más para aumentar su megalomanía y a Barbie pendiendo, literalmente, de un hilo, o de una soga, más bien, y al menos la trama da la sensación de haber dado un paso hacia algún sitio.

¿Adónde? Eso ya está por ver. "Under the dome" no se ha caracterizado precisamente por llevar una progresión más o menos lógica de los acontecimientos. Casi todo lo que ha pasado ahí ha dado la sensación de ser arbitrario, y no sólo porque la cúpula puede controlar el clima a su antojo. Los diálogos eran muy obvios y explicativos (saltándose ese principio del "no lo cuentes, muéstralo") y ha habido muy pocos personajes a los que les pudiéramos encontrar algo interesante. Algunos han mostrado detalles, como que Angie de repente fuera la más resolutiva en los dos últimos episodios o que Linda, antes de creerse a pies juntillas todo lo que decía Big Jim, podía hacerle la competencia a Raylan Givens; hablaba mucho de no aplicar la violencia y de buscar soluciones pacíficas, pero caundo sacaba la pistola y disparaba, siempre se cargaba a alguien. Hasta la ingenuidad y el entusiasmo sincero de Joe tenían sus momentos, pero eran eso, detalles, nada llevado con cierta consistencia.

"Under the dome" ha acabado encuadrándose en esa tendencia de series de ciencia ficción de los últimos tiempos que se quedan a medias, tipo "Falling Skies" y "Revolution" (hasta "Defiance" acaba funcionando algo mejor), que no acaban de presentar personajes con el suficiente interés y que a veces parecen estar dejándose llevar, pero que pueden entretener en determinados momentos. Los elementos mitológicos de la adaptación de Stephen King sí pueden sonar más a cachondeo que los de las demás (las estrellas rosas y el huevo no ayudan mucho), algo que probablemente influya en que todos los implicados tengan sus propias reticencias antes de aceptarlos del todo. Lo que no puede discutirse es que CBS se ha encontrado con todo un éxito veraniego, por encima de los diez millones de espectadores, que probablemente no esperaban, así que veremos si la serie cambia algo en su segunda temporada o si sigue básicamente igual. Las revelaciones del último capítulo apuntan a que surja algún nuevo tipo de status quo en Chester's Mill, ¿pero decidirám aprovecharlo?
Publicar un comentario