15 septiembre 2013

Una nueva revolución

ALERTA SPOILERS: Es cierto que la primera temporada de "Revolution" terminó hace ya meses, y que la segunda está a pocos días de su estreno, pero justo es avisar por si alguien la llevaba con tanto retraso como yo.

Hay algo de lo que no se puede acusar a "Revolution", y eso es de quedarse quieta, de estar dando vueltas soibre sí misma sin ir a ninguna parte sólo para mantener su premisa inicial durante el mayor tiempo posible. Cuando la serie se estrenó, nos encontrábamos quince años después de un gran apagón que dejó a todo el mundo sin electricidad, y con el apagón surgió un mundo regido por nuevas reglas y dominado por milicias paramilitares como las del general Monroe. Lo más que sabíamos acerca de esa electricidad desaparecida es que había por ahí unos misteriosos colgantes que la llevaban consigo, y que había gente que, tal vez, supiera  de qué iba todo el asunto y que hasta podrían volver a encender las luces. Lo que al principio parecía un señuelo para mantener cierta mitología de fondo en movimiento ha acabado siendo, en realidad, lo que ha centrado el final de la primera temporada, y colocando en el centro de todo a un personaje que ha ido volviéndose cada vez más frío y más despiadado; Rachel Matheson.

Es curioso cómo desde el piloto, cuando parecía que Charlie iba a ser la gran protagonista de la serie, ésta ha ido variando su enfoque y girando en realidad sobre su tío Miles y sobre su madre, y sobre las cosas que ellos están dispuestos a hacer, y la gente a la que están dispuestos a dejar atrás, por cumplir sus propósitos. Curiosamente, Miles ha ido humanizándose y "ablandándose" más con el paso de los episodios, mientras Rachel seguía el camino opuesto; cegada por los sentimientos de venganza de la muerte de su hijo, va volviéndose mucho más hostil y pétrea, y no se da cuenta de que puede haber seguido un camino incorrecto hasta el final, cuando Randall aprovecha que ha encendido de nuevo las luces para disparar dos misiles que arrasan los territorios de la República de Monroe, en Filadelfia, y de la República de Georgia, dejando el camino libre al regreso del presidente de Estados Unidos.

Esa imagen final del presidente en su exilio de la bahía de Guantánamo apunta a una segunda temporada en la que "Revolution" va a cambiar otra vez, y en la que quizás todos los personajes se unan para luchar contra ese Ozymandias misterioso que regresa a un país arrasado por las peleas territoriales. ¿Qué pretende Eric Kripke? Desde el debut de la serie dijo que lo que estaban haciendo era una historia de aventuras, y ahora ha introducido a un nuevo malo potencial, además de tener a Tom Neville asumiendo el papel de villano trastornado que tenía Monroe. Eso sí, aunque es loable que la trama avance y se renueven las situaciones de los personajes (la relación entre Charlie y Rachel no parece que vaya a ser fácil), "Revolution" no ha acabado de encontrar esa chispa, ese algo extra que la convierta en una serie entretenida y que los espectadores esperen con, al menos, curiosidad semana a semana.

Curiosamente, de las series de ciencia ficción y aventuras varias que se han estrenado esta temporada, "Defiance" funciona mejor que "Revolution", y eso que tampoco ha terminado de cuajar del todo en su temporada inaugural. A la serie de la NBC le pierde que, la mayoría de las veces, es demasiado seria, pretende hablar de cosas importantes (como ese propósito de venganza de Rachel, o todas esas barbaridades que se hacen en nombre de la patria), pero le falta cierto sentido de la diversión que, en una serie de aventuras, ayuda mucho a que conecte con el público. ¿Le concederá el toque extra esa especie de segunda revolución que vamos a ver en la nueva temporada?

Música de la semana: Esta semana hemos tenido nuestro primer vistazo a "True Detective", una serie que HBO estrenará en enero y que seguirá a dos detectives persiguiendo durante 17 años a un asesino en serie en Louisiana. El trailer está ambientado por la canción "Whispering", del cantante británico Alex Clare.
Publicar un comentario