24 septiembre 2015

Reinas cómicas del grito



A Ryan Murphy le encanta el pastiche. Cualquiera que viera no ya "American Horror Story", sino el metarreferencial final de la primera temporada de "Popular" lo sabe perfectamente, y ese gusto se vuelve a notar en "Scream Queens", su comedia slasher del otoño en FOX. De hecho, son esas dos anteriores series suyas, y no tanto "Glee", las principales referencias de este estreno, y no sólo porque la casa de Kappa Kappa Tau es la misma en la que vivían las brujas de "American Horror Story: Coven". La batidora de referencias del cine de terror quedan muy claras ya en los títulos de crédito, que hacen homenajes explícitos, como mínimo, a "La noche de Halloween", "Pesadilla en Elm Street" y "Scream", y es de suponer que todavía haya más a lo largo de la temporada.

El arranque, doble, en FOX tuvo un seguimiento flojito ("The Muppets" le ganó la partida en ABC) y será cuestión de ver cómo reacciona el público a sus siguientes episodios. En esos dos primeros se establece rápidamente la premisa de la serie: las KKT son una hermandad femenina universitaria en la que murió una chica veinte años atrás, y que sólo aceptan a las chicas más ricas, más populares, más blancas y más dispuestas a hacer todo lo que diga Chanel, la presidenta de la hermandad. Sin embargo, la decano de la universidad (Jaime Lee Curtis, primera referencia al género) decide que este curso va a ser diferente, y obliga a KKT a aceptar a cualquier chica que se presente, desde una chica con un corsé metálico impagable, a una chica negra o una rubia que podría ser perfectamente una KKT, si no fuera porque su objetivo es derrocar a Chanel.

Ésta, además, toma todos los clichés de las "chicas malas" y los lleva todavía más alto gracias a una entregada Emma Roberts. Es como si su personaje de "Coven" hubiera evolucionado hacia alguien realmente malvado y sin ningún filtro a la hora de decir lo que piensa. En teoría, gran parte del humor debería venir de todas las exageradas humillaciones a las que somete a sus "minions", como las llama ella, pero en realidad es un personaje muy extremo. Los momentos paródicos que mejor funcionan son el primer asesinato y algún detalle (como que Chanel #2 lleve constantemente unas absurdas orejeras rosas). "Scream Queens" no se toma nada en serio a sí misma, y aspira a que el espectador participe de su cachondeo.

Eso puede hacer difícil que haya tanta gente dispuesta a reírse de unos personajes que, en el arranque, son unos arquetipos muy bidimensionales, y de los que casi resulta más entretenido apostar sobre quiénes no van a llegar vivos al cuarto episodio. Hacer un slasher que, en realidad, es una comedia en la que casi todo vale no es tan sencillo. Aunque es verdad que lo mejor de "Glee" fue siempre su lado de sátira ácida (que era más acentuado al principio), en "Scream Queens", Murphy corre el riesgo de ser demasiado cruel en sus chistes. La clave para verla es no tomarse en serio nada de lo que veamos en pantalla. ¿Aguantará ese tipo de visionado toda la temporada?
Publicar un comentario en la entrada