22 octubre 2007

El acuario de los tiburones

Daños. Un título muy bien elegido para la serie con la que Glenn Close regresa a la televisión después de su recordadísimo paso por "The Shield", porque todos los personajes de "Damages" se mueven por la retórica del adversario, buscando puntos débiles en los demás que les permitan utilizarlos y, si es necesario, herirlos y destruirlos. Así se desenvuelven la abogada Patty Hewes y el empresario Arthur Frobisher en un duelo que, por lo visto en el piloto, va a vertebrar toda la temporada. El duelo tendrá daños colaterales, claro, y quizás uno de ellos sea la imagen con la que comienza la serie: una chica joven deambulando semi-desnuda, y cubierta de sangre, por las calles de Nueva York.

A priori, esta chica, interpretada por una de las actrices más prometedoras de la actualidad, Rose Byrne, parece la protagonista de la serie, porque todo es un gran flashback que nos cuenta el camino desde que empieza a trabajar para el bufete de Patty Hewes hasta que acaba en la sala de interrogatorios de una comisaría. Sin embargo, la sombra de Patty es muy alargada. Es despiadada, eficiente, exigente y un verdadero tiburón, y no puede haber nadie mejor que la marquesa de Merteuil para darle vida. Ella es el centro real de toda la historia, y no es de extrañar que todos los críticos sitúen a Glenn Close como una de las actrices a batir en los próximos Globos de Oro y Emmys. Nunca sabes qué está pensando, aunque sí puedes adivinar que no es lo mismo que lo que está diciendo, y es manipuladora y, por otro lado, con un elevado sentido de la justicia que, al mismo tiempo, la lleva a no detenerse ante nada. ¿Por qué quiere hundir a Frobisher, investigado por una estafa a gran escala?

He de confesar que empecé a ver el piloto hace ya un tiempo, y lo dejé a los 15 minutos, tal vez porque no era el momento. Hice bien en retomarlo porque, según va avanzando, se acumulan las sorpresas y los giros, nunca gratuitos pero tan retorcidos y maquiavélicos que pueden dar hasta miedo.

P.D.: Sólo dos añadidos:

- Los de "Camera Café" se han dedicado a lanzar sutiles pullitas hacia "Escenas de matrimonio", cuyo éxito es culpable del retraso de su estreno y que éste fuera el domingo, horario que, otras veces, no les ha sido demasiado favorable. Este fin de semana, los personajes de Julián y Jesús se marcaban un anuncio con claras alusiones a esto (anuncio que no está colgado por ningún sitio, al parecer).

- El cuarto capítulo de la 2ª temporada de "Life on Mars" contiene uno de esos gags clásicos de viajes en el tiempo que ya utilizó Robert Zemeckis en "Regreso al futuro 3", cuando Michael J. Fox viaja al Oeste americano, en 1885, y se presenta como Clint Eastwood. En este caso, Sam (que está en 1973, no lo olvidemos) se infiltra con una compañera en el círculo de amistades de un rico empresario de Manchester que organiza fiestas de intercambios de parejas. Al bueno de Sam no se le ocurre otra cosa que presentarse como Tony y Cherie Blair y, cuando su jefe Gene Hunt entra en escena, lo presenta como Gordon Brown. Qué gran momento.
Publicar un comentario