10 octubre 2007

En proceso de reajuste

Dos capítulos es todavía muy poco para juzgar si una serie merece la pena. Se necesita cierto rodaje para que guiones, estilo visual, dirección e intérpretes vayan caminando todos en la misma dirección y encontrando su propia voz, su estilo, para que se sientan más seguros con lo que quieren contar y sepan exactamente cómo contarlo. Con los capítulos inaugurales se van probando cosas, ajustando un poco por ahí, eliminando lo que no funciona y puliendo ciertas aristas hasta encontrar el camino con el que la serie está más cómoda (o con el que tú crees que funciona mejor). A "30 Rock" le hicieron falta unos 4 ó 5 episodios para darse cuenta de que el eje Jack-Liz es el motor de toda la serie (Tina Fey y Alec Baldwin mantienen una dinámica que es una mina), y ésta empezó a despegar en cuanto se convirtió en el centro de facto de las tramas.

De la pléyade de estrenos de la NBC, ya dije que había dos que picaban mi curiosidad antes de sus debuts, "Bionic Woman" y "Journeyman". De las dos sólo he visto los dos primeros capítulos (esta semana se emiten los terceros) y, por ahora, ninguna de las dos tiene la capacidad de enganche que tenían, por ejemplo, los episodios inaugurales de "Héroes". En el caso de "Journeyman", el misterio sobre por qué Dan hace esos viajes en el tiempo de esa manera tan aleatoria y por qué ve siempre en ellos a su ex-novia Livia, que creía muerta, tiene cierto interés, pero la familia de Dan me parece bastante aburrida. Supongo que, llegando al ecuador de la temporada, las razón última de las excursiones temporales irá cobrando más importancia, pero por ahora, es como una "Edición anterior" sin periódico y sin Kyle Chandler. Kevin McKidd es un actor con presencia, pero le faltan acompañantes a la altura.

Y en cuanto a "Bionic Woman", de verdad que tiene potencial, aunque haya momentos en los que recuerde mucho a "Alias". La búsqueda de Jaime por saber quién es y qué quiere hacer con su vida, aún más complicada por llevar implantes que cuestan 50 millones de dólares, puede dar mucho de sí y hacer que la serie, en realidad, sea un estudio de su personaje protagonista. Sin embargo, por ahora, seguimos en el "modo presentación", y espero que Michelle Ryan vaya cogiendo confianza y haciéndose con las riendas de la serie, porque todo depende de lo que ella consiga hacer con el personaje. Por supuesto, de momento, lo mejor es ver a Sarah Corvus en acción. Sospecho que los paralelismos con Seis van a ir más allá de que Katee Sackhoff también trabaje en "Galáctica", sólo que aquí tenemos a una mujer que acaricia la idea de volverse aún más máquina.

Con lo que yo me divierto enormente viendo "Bionic Woman" es cazando los pequeños guiños que se hacen a "Galáctica". Para empezar, la tipografía de los créditos es la misma en las dos series y parece que David Eick iba en serio cuando decía que iba a utilizar a todos los actores de "Galáctica" que pudiera. En el piloto aparece brevemente Aaron Douglas y en el segundo capítulo vemos de nuevo a Lorena Gale, la sacerdotisa Elosha, haciendo de la directora del instituto al que asiste la hermana de Jaime Sommers (que de momento es un lastre). En ese episodio, para más inri, se ve claramente en la tele de una casa abandonada parte del final de "Exodus Part 2", cuando la Pegasus es destruida por los cylones para servir de cobertura a la huida de los humanos de Nueva Caprica.
Publicar un comentario