18 octubre 2007

Número 781227

ALERTA SPOILERS: Ya sé que la segunda temporada empieza la semana que viene en Cuatro, pero por eso mismo es momento de comentar la primera tanda de capítulos de "Kyle XY". Y habrá spoilers.

Los híbridos-clones al estilo de "Expediente X" atacan de nuevo. Ésa es mi teoría de lo que es realmente Kyle, un clon experimental de esa misteriosa compañía (también están de moda las empresas fantasma superpoderosas, por lo que parece) en cuya "fabricación" se utilizxa material genético de los científicos que desarrollaron el proyecto. Estos clones son muy inteligentes y, por lo poco que hemos visto, tiene una gran rapidez de reflejos, o una especie de entrenamiento de combate implantado al estilo del de Jaime Sommers. ¿Para qué los quieren? A saber. Lo clásico es que suelen ser súpersoldados o agentes extremadamente eficaces y leales a los objetivos de la compañía, sean lo que sean.

El misterio sobre el origen de Kyle ha ido impulsando la serie sin pausa y supongo que lo hará aún más en la segunda temporada, ya que esa "mirada de extraterrestre" de Kyle ante el mundo que le rodea se ha perdido conforme iba aprendiendo. Aportaba frescura a la serie y, además, presenta el concepto, siempre interesante, de que son nuestras decisiones las que configuran nuestra identidad y lo que somos (el coronel Tigh sabe bastante de eso), y que el entorno social juega también un papel crucial. La aparición de 781228 (o Jessi XX) ahondará todavía más en esa idea. ¿Su aprendizaje la acercará al lado oscuro?

Aunque las historias de la familia y los hijos sean las típicas de estas series familiares, no cansan ni se ven como una losa en parte por el punto de vista externo de Kyle, que las desmonta, y en parte gracias también a un reparto que, con limitaciones, resulta estar muy conjuntado. Los dos hijos de los Trager son lo más parecido, físicamente, a dos chicos normales de esa edad que se puede ver en la tele.

P.D.: Se me olvidó comentar esto la semana pasada. Ese silbidito omnipresente de la canción "Young folks", de Peter, Bjorn & John, que suena todas las semanas en "Cuestión de sexo", tuvo su enésima aparición en el tercer episodio de "Journeyman", después de haber pasado por otras series, como "Gossip Girl". Pero el premio al homenaje musical de la semana se lo lleva, por supuesto, "Pushing daisies", que aprovechó la veteranía en Broadway de Kristin Chenoweth para que se marcara un "Hopelessly devoted to you" estupendo y divertido. Sólo faltó que alguien añadiera "Oh, Sandy!".
Publicar un comentario