24 octubre 2007

El drama de Laura

Más que a "El laberinto del fauno" o "Los Otros", los críticos están comparando "El orfanato" con las películas de Chicho Ibáñez Serrador, un hombre que, antes de dar el pelotazo con "1,2,3", se dedicó a cultivar un género que en España nunca lo ha tenido fácil: el terror. Chicho se inclinaba por las atmósferas malsanas, una tensión creada más sugiriendo que mostrando y unos personajes que nunca son lo que parecen. La opera prima de J.A. Bayona hace algo parecido utilizando los códigos del cine de miedo, subsección "casas encantadas", pero contando, en realidad, un drama familiar. Hay una escena a mitad de la película que ejemplifica esa dualidad y, de hecho, su interpretación por parte del público es clave para entender al personaje de Laura, la protagonista.

Ese aspecto acerca a Laura a la Grace de "Los Otros" y a la institutriz de "Otra vuelta de tuerca" (otra influencia que ha salido mucho a colación), ya que el sentido de sus acciones depende de lo que el espectador crea ver en ellas. No quiero hablar más de la cuenta y estropear la diversión de quienes aún no la hayáis visto, así que lo dejaremos ahí. Sí se puede decir que, aunque Belén Rueda nunca me ha terminado de convencer, aquí se muestra muy en su papel, siempre creíble, anclando todo lo que pasa en ese caserón asturiano espectacular. Si me permitís la digresión, esta película es una de las mejores promociones turísticas con las que podía encontrarse Asturias. Las playas son increíbles (creo que alguna parte de la playa se ve en "El portero", de Gonzalo Suárez).

"El orfanato" es cine de género con buena factura y un final coherente, y es de esperar que la promoción y las buenas críticas que viene acumulando desde su estreno en el Festival de Cannes hagan que muchos espectadores se esperen algo más. A mí me resultó de lo más satisfactoria, una manera muy interesante de contarte una historia que podría haber sido un melodrama de aúpa y que, en manos de estos chicos, se convierte en 100 minutos de tensión.
Publicar un comentario