19 noviembre 2007

El enigma de la momia rosa

Con "Los Cronocrímenes", el debut en el largometraje de Nacho Vigalondo, está pasando una cosa muy curiosa. Desde que arrasó en el festival de Austin, y tras su multitudinario paso por el de Sitges, es una de las que más se habla en Internet y de la que más expectación está levantando en los círculos de aficionados al cine fantástico y de ciencia ficción (intentar verla en el Cinemad era misión imposible). Ya tiene distribución en EE.UU. (donde incluso se habla de la posibilidad de un remake) y en otro buen puñado de países, pero no en España. Si es que meigas, haberlas, haylas...

El género fantástico patrio nunca lo ha tenido fácil en ninguna de sus manifestaciones (ni cine, ni literatura), y parece que la buena acogida fuera de nuestras fronteras tampoco es suficiente para que podamos ver algunos de sus títulos sin tener que tirar obligatoriamente de mulas o torrentes. Parece que la apuesta de "Los Cronocrímenes" es demasiado marciana para los distribuidores españoles, que no se atreven a comprar los derechos de lo que promete ser todo un título de culto (su último premio, el del festival de Trieste).

Vigalondo es un tipo peculiar, por supuesto, y por lo que él ha ido comentando sobre su película, ésta también va a serlo. Karra Elejalde no tiene pinta de ser un heroico viajero temporal, pero ahí debe residir la gracia del asunto (luego está la famosa momia rosa del cartel, por cierto). Desde que empezó su carrera por el circuito festivalero, cada vez tengo más curiosidad por verla. La cuestión está en cómo podré hacerlo.
Publicar un comentario