11 noviembre 2007

No puedo darte más que amor

Un científico despistado, una joven algo alocada, un hueso de dinosaurio y un leopardo... Con esos ingredientes se cocinó, en 1938, una comedia acelerada en el mejor estilo screwball del Hollywood clásico, "La fiera de mi niña". ¿De qué va? El argumento tiene poca importancia, porque lo que interesa es ver a Katharine Hepburn y Cary Grant enredados en todo tipo de gags visuales, de situaciones de la comedia física heredadas del cine mudo y de diálogos que muchas veces pueden calificarse como "de besugos", pero ingeniosos y divertidos.

Esta película fue un fracaso de taquilla de órdago en su momento, acarreando que la RKO despidiera a Howard Hawks de "Gunga Din", también con Cary Grant, y que la Hepburn se viera forzada a comprarle su contrato al estudio para librarse de él. En aquella época, ella era vista como "veneno para la taquilla" y como una actriz difícil y problemática. Todo cambiaría dos años más tarde, gracias a "Historias de Filadelfia", pero eso es otro tema. Todas las tonterías, terriblemente divertidas, que Grant y Hepburn hacen en "La fiera de mi niña" me han venido de golpe escuchando la radio, donde hablaban de una nueva biografía del actor, que se publica unas semanas después de que en EE.UU. haya visto la luz un buen montón de material, entre fotos y cartas, de los años en los que la Hepburn estuvo más centrada en el teatro (incluyendo el montaje de "Historias de Filadefia" que cimentó su regreso a Hollywood).

"La fiera de mi niña" está asociada además a dos cosas realmente divertidas. Una, la censura que el doblaje al español impuso en este "me he vuelto gay de repente" y la segunda es la manera en que aplacan al leopardo Baby, cantándole "I can't give you anything but love", o como decían en la versión española, "todo te lo puedo dar menos el amor", una traducción un poquito libre. Años más tarde, Ryan O'Neal y Barbra Streisand recuperarían los locuras de este título en "¿Qué me pasa, doctor?", que aunque no puede competir con el original de Hawks, también garantiza unas buenas risas.

Música de la semana: Como el cochino parné centra los problemas entre guionistas y estudios de Hollywood, la selección musical de esta semana estaba cantada, "El dinero no es nuestro dios", de Fangoria. Y, de regalo, este momento de la tira de Los Klamstein en "Muchachada Nui". Porque no soy capaz de que esto me alterne Webdings y Arial cuerpo 20, que si no...
Publicar un comentario