29 noviembre 2007

La clave es Hitch

Mucho va a dar qué hablar el anuncio que Martin Scorsese ha rodado para Freixenet. Seguramente, los más puristas pondrán el grito en el cielo diciendo que es un plagio nada original y que no aporta nada. Qué queréis que os diga, a mí no se me ha quitado la sonrisa de la cara en los casi diez minutos que dura este corto. Es un homenaje estupendo y divertido de Marty a Hitchcock, hecho con sentido del humor y con cariño, clavando su manera de rodar, utilizando como banda sonora la música de "Con la muerte en los talones", incluso vistiendo al protagonista, Simon Baker ("El guardián") con los mismos trajes que llevaba Cary Grant.

Hay toques de "Con la muerte en los talones", de "Los pájaros" y, sobre todo, de "El hombre que sabía demasiado", cuya escena final en el teatro centra el homenaje de Scorsese. También hay un pequeño toque marca de la casa con una bombilla rota. Pero lo más divertido es ver cómo toda esa secuencia está enmarcada en un falso documental que habría hecho las delicias de "Zelig", en el que vemos a Marty y a su inseparable montadora, Thelma Schoonmaker. Es un viaje en el tiempo a la época dorada de Hitch, a finales de los 50. Podéis verlo también en su página oficial.



P.D.: Se me olvidaba comentar que el propio Scorsese trabajó con Bernard Herrmann, compositor de la banda sonora de "Con la muerte en los talones", en 1976. Esa colaboración fue la última composición de Herrmann, le reportó una nominación al Oscar y era la música para ambientar "Taxi Driver".
Publicar un comentario