20 septiembre 2008

Los expedientes X del siglo XXI

Desde que se estrenó, la semana pasada, parece que uno de los principales entretenimientos en la blogosfera teléfila es discernir si "Fringe" es la más firme heredera (o plagiadora) de "Expediente X", o si es una entidad independiente. Ya sabéis hacia dónde me alineo yo. Incluso los títulos de crédito se parecen a los de la serie de Chris Carter y, de remate, tienen de productor asociado a Darin Morgan, responsable de algunos de los mejores capítulos de las aventuras de Mulder y Scully, como el del gran Clyde Bruckman. También tienen sus correspondientes rótulos indicando dónde se sitúa la acción en cada momento, y por ahora tienen incluso los mismos cielos nublados y los mismos almacenes y escenarios industriales abandonados (muy de "El silencio de los corderos", por otra parte). Hasta se permiten uno de esos asesinos en serie que mata para sobrevivir, y experimentos pagados por el gobierno que tienen consecuencias no muy agradables.

Es verdad que se toman demasiado en serio todo, desde el Patrón a Massive Dynamics y su enorme poder, al papel de Olivia Dunham, que no es suficiente para soportar toda la serie. Decían por ahí que Kirk Acevedo (el agente Francis) y Lance Reddick (Broyles) deberían ganar más protagonismo, con lo que no puedo estar más de acuerdo, y así se supliría que a Anna Torv, por ahora, le falta la presencia que a ésos les sobra (a Reddick especialmente). También es de esperar que no todo se arregle con un aparatejo casi de ciencia ficción que Massive Dynamics debe prestarles, recordándonos otra vez que anda metida en el Patrón casi con total seguridad.

Sin embargo, sigo pensando que Walter Bishop (y John Noble, también conocido como el senescal de Gondor en "El retorno del rey") es un hallazgo. Antes de ser internado debía ser un cerebro del Mal a sueldo del gobierno federal, y tras pasar 17 años en un hospital psiquiátrico ha quedado en un estado bastante precario, recitando números primos para poder dormir (pero en orden aparentemente aleatorio. ¿Será una pista?). Claro que tiene margen de mejora y que no ha aprovechado su potencial, pero compañeros teléfilos, "Expediente X" tardó una temporada y media en empezar a deszarrollarlo, y no fue hasta la tercera cuando lo expuso en todo su esplendor.

Y si traigo otra vez esa serie a colación es porque los extraterrestres no eran su único tema. Hubo experimentos genéticos, intentos de clonación, pruebas para crear soldados que nunca durmieran, técnicas de engorde de ganado muy poco claras (ríete de las "vacas locas"), experimentos de control mental, tácticas de desinformación... Cosas muy terrestres, vamos. A "Fringe" le faltan Mulder y Scully (Peter Bishop parece el escéptico y Dunham la creyente, a su manera), pero hay que darle tiempo. Sólo esperemos que no acabe como "Bionic Woman".
Publicar un comentario