08 marzo 2012

Cuando los personajes caen mal

En la última edición del podcadt "Firewall & Iceberg" hablan, entre otras muchas cosas, de un tema que surge a menudo en él y que es recurrente, sobre todo, cuando tocan series de determinados canales por cable: los personajes que nos caen mal porque se supone que deben caernos mal. Sepinwall y Fienberg ponen siempre el ejemplo, para entenderlo bien, de Nancy Botwin en "Weeds". Es un personaje que, según ha ido avanzando la serie, iba cayendo peor a sus espectadores, que no entendían como podía tomar las decisiones que tomaba a veces, y los dos críticos sostienen que la serie no pretende otra cosa más que esa; no quiere que Nancy caiga bien, sino que persigue exactamente que los seguidores de la serie la odien conforme va liando más y más la madeja. Otro ejemplo que ponen es el de Walter White en "Breaking Bad", quien se supone que, en teoría, nunca debió gustarnos porque la serie no lo presentó así (quienes veais ambas series podéis decir si estáis de acuerdo o no).

Aquí habría que distinguir entre un mero villano que la serie quiere que odiemos claramente, y otro que puede tener una posición más ambigua, que puede hasta ser el protagonista pero al que los creadores de la serie no quieren que tomemos demasiado cariño porque no es un héroe de una pieza, no es un tipo recto que siempre toma las decisiones equivocadas, sino que tiene muchos más claroscuros. A veces, daba la sensación de que "The Wire" no quería que nos gustara McNulty, por ejemplo. En el podcast ofrecen el caso de Pete Campbell en "Mad Men", alguien que tiene un comportamiento que facilita mucho que le tomemos manía. Pero, al mismo tiempo, de vez en cuando deja ver algunas cosas que hace que lo comprendamos más, por lo que no está tan claro que de verdad Campbell esté dibujado para que no nos guste. Ese retrato, en realidad, se le ajusta más a Don Draper; no debería caernos bien ni gustarnos, y la serie no hace ningún esfuerzo para que sea así. O al menos, en la segunda temporada (que es el punto en el que me encuentro) da esa sensación.

Esto puede dar pie a debates sin fin. ¿Se supone que tiene que caernos bien House? ¿Y Tony Soprano? ¿Y Jenna Maroney? Últimamente, sospecho que el retrato que "The Walking Dead" hace de Carol busca precisamente que no nos guste, pero hay una línea muy fina entre un personaje que resulta odioso y otro que no se supone que debamos soportar. ¿La hija mayor de Adam y Kristina en "Parenthood" entra en esta categorización, o era insoportable aunque la serie intentara que la comprendiéramos y que pudiera gustarnos? Por poner el ejemplo contrario, se nota que "Juego de tronos" quiere que nos caiga bien Tyrion.
Publicar un comentario