08 octubre 2012

El don maldito de los alfas

La figura del superhéroe siempre ha estado envuelta en múltiples contradicciones. Tener algún tipo de poder o habilidad especial que te haga "mejor" que los demás puede hacer que te creas con poder omnímodo y prácticamente invencible para hace cualquier cosa que te propongas, e incluso aunque optes por utilizar su superpoder para el "bien", siempre quedan ciertas connotaciones sobre quién crees que eres para convertirte en el ejecutor de una justicia paralela. Por otro lado, ser un superhéroe puede conllevar un precio que debes pagar en tu vida personal y hasta en tu salud, y aunque no te guíes por ese famoso "un gran poder conlleva una gran responsabilidad", es probable que no puedas evitar sentirte diferente y que los demás te traten como tal. De algún modo, todo lo anterior se trata de un modo u otro, amalgamado, en la segunda temporada de "Alphas", que está a punto de terminar en Syfy llamando mucho menos la atención de lo que se merece.

"Alphas" ha optado por abrazar no tanto su lado oscuro, como el lado más serio de lo que representaría que un grupo de gente normal tuviera habilidades especiales. En la serie intentan que esas habilidades sean lo más realistas posibles (en algún capítulo han dejado caer que ni el alfa más poderoso puede volar), y también intentan mostrar que las personas que conviven con ellas a veces pueden sufrirlas, más que disfutarlas. Para Rachel, la chica con los sentidos hipersensibles, el sexo puede ser una tortura porque la abruman todas las sensaciones juntas que recibe, mientras Nina, con una alta capacidad de sugestión en los demás, puede obligarles a hacer lo que ella quiera, a costa de que empiecen a perder la noción del tiempo, se desorienten y puedan autodestruirse. Nina ha sido, de hecho, uno de los personajes de los que más se ha explorado la carga que ese superpoder puede suponer más para ella que para los demás, pues debe vivir toda la vida con las consecuencias de sus actos.

También resulta muy interesante, aunque por ahora la hayan aprovechado poco, Kat, una joven capaz de aprender literalmente cualquier cosa en cuestión de horas, pero que no recuerda nada de lo que sucediera más de dos semanas atrás. ¿Qué esqueletos puede guardar en su pasado de los que ella no es consciente? Aunque "Alphas" tiene en estos nuevos capítulos un villano muy claro contra el que deben luchar, lo más interesante está siendo esa exploración de lo que puede acarrear vivir con un superpoder, y también el retrato que están haciendo de Lee Rosen, en teoría la figura central de la serie, el líder del grupo de protagonistas y la persona que debería tener todas las respuestas, pero que está superado por los acontecimientos y empieza a pensar que ha estado siempre equivocado.

Curiosamente, "Alphas" ha decidido adentrarse un poco más por su aspecto más serio al mismo tiempo que su compañera en la noche de los lunes, "Warehouse 13", ha querido darle a su cuarta temporada también una arista más oscura. Esta última se ha ido de parón hasta enero poniendo a todos sus personajes en peligro, y parece que tomándose más en serio de lo que lo había hecho hasta ahora el tono un poco más serio de su línea argumental. ¿Les durará hasta el final de la temporada?

P.D. podcastero: En "Yo disparé a JR", esta semana no tenemos invitados, y seguimos comentando todavía algún estreno, que todavía colean. Este es el menú del día:

Ir a descargar

- 0': Las temporadas completas de NBC.
- 5': "The new normal"
- 15': "Chicago Fire"
- 25': "666 Park Avenue"
- 35': "Cómo conocí a vuestra madre"
- 48': "Homeland"
Publicar un comentario