11 octubre 2012

Emma Swan y el País de Irás y No Volverás

 ALERTA SPOILERS: Si no sabéis qué pinta "Charley's girl", de Lou Reed, el humo morado y el "síndrome McFly" en el principio de la segunda temporada de "Once upon a time", mejor dejad de leer aquí.

Sí, como nos prometían las promos de ABC, la magia, igual que el invierno en Poniente, ha vuelto a Storybrooke, pero eso no soluciona nada, por supuesto. Parece que la maldición de Regina hizo bastante más que sacar a todos los personajes de la tierra de los cuentos de hadas y hacerles olvidar quiénes eran. Ese truco de la barrera desmemorizadora (parece un conjuro de Harry Potter) los mantiene todavía encerrados dentro del pueblo, y ahora tienen recuerdos de dos vidas en su interior, como si fueran una versión extrema de los doppelgängers de "Fringe"; la de los cuentos de hadas y la del mundo muggle, sin magia. Supongo que esa dualidad puede dar mucho juego esta temporada, en la que veremos si el fin último es que puedan abandonar Storybrooke o que regresen a casa. Aunque igual no tienen exactamente una casa  a la que volver.

El seguimiento que hacemos de Mulan y Aurora (alias la Bella Durmiente) no es en el pasado, como hasta ahora, sino en el presente, en una tierra de los cuentos arrasada y dominada por seres malvados por culpa de la maldición de Regina, y el giro de todo esto es que, de momento, Emma y Blancanieves están atrapadas ahí. Esos intentos de salvar la vida de la Reina Malvada es lo que tienen. Con ellas dos allí, vamos a conocer mejor el mundo al que los habitantes de Storybrooke quieren regresar, y también tendrán madre e hija la oportunidad de conocerse como eso, como madre e hija y no como amigas. El reencuentro familiar del primer episodio no tuvo precio justo por la reticencia de Emma a aceptar que sus padres, la que al fin y al cabo la expulsaron de su lado (por muchas buenas intenciones salvadoras que tuvieran), ahora quieran recuperar el tiempo perdido tan de repente. Y, qué demonios, encontrarte con que no tienen más que unos pocos años más que tú tiene que ser desconcertante.

¿Cómo conseguirán volver a Storybrooke? ¿Se marcará Emma un Olivia Dunham y podrá saltar de un universo a otro? ¿Tendrá éxito el Príncipe con el Sombrero Loco? ¿Caerán ellas en las maquinaciones de la madre de Regina, que Blancanieves tiene que reconocer cuando despierte? ¿Y cuál será el papel de Henry de todo esto? Se nota mucho el ADN de "Perdidos", en particular, y de la escuela de series de Bad Robot, en general, en "Once upon a time", y por ahora se nota para bien en el manejo de todos los hilos de la historia. La llegada de la magia, además, va a traernos las mejores versiones de, por ejemplo, Ruby-Caperucita Roja, en la que hay grandes esperanzas de que pueda ser una de las revelaciones de la temporada, y luego tenemos a ese misterioso tipo que abre la temporada caminando por las calles de Nueva York, y al que una paloma avisa de la vuelta de la magia. ¿Será el hijo de Rumpelstilskin? ¿El padre de Henry, aunque en ese caso no sé por qué nadie debería avisarlo?

Los dos primeros episodios nos insinúan un mundo mucho más amplio que el que vimos en la primera temporada, en la que muchas veces las tramas en Storybrooke no tenían el mismo interés que las del mundo de los cuentos de hadas. Con los dos universos entremezclados, los personajes, en general, pueden ganar bastante, y la dinámica que mueve la serie, entre Emma, Henry, Regina, Gold y Blancanieves, va a ser más interesante a la fuerza. Por ahora, parece que los planes que Regina y Gold tenían no han salido bien, y que la maldición y su correspondiente contramaldición tenían efectos secundarios con los que ellos no contaban. ¿O sí?
Publicar un comentario