22 octubre 2012

Las subtramas de la discordia

Los críticos estadounidenses, además de hablar de estrenos, cancelaciones y órdenes de temporada completa (y de los retrasos en la emisión de "Community"), llevan ya varias semanas debatiendo si dos de sus series favoritas hasta ahora, "Homeland" y "The Good Wife", han perdido el rumbo en el comienzo de su segunda y su cuarta temporadas, respectivamente. Las posturas de Ken Tucker sobre la segunda y del blog televisivo de The Guardian sobre la primera nos pueden dar una idea de a lo que se refieren cuando hablan de "pérdida de runbo", centrada en la nueva posición del sargento de los marines Nicholas Brody y en la peligrosa relación de Kalinda con su marido. A una la acusan de volverse cada vez más inverosímil, y de buscar sólo tensión y sorpresas en lugar de mantener cierta plausibilidad, y de la otra dicen que está demasiado desconectada y que su tono es totalmente diferente, para mal, del resto de la serie. Los más apocalípticos ya acusan a ambas subtramas de hundir sus series y de acabar con la buena reputación que tenían hasta ahora, ¿pero es realmente para tanto?

Algo de razón tienen estos críticos; Brody está haciendo algunas cosas que podrían ser calificadas de "fantasmadas", y el tema de Kalinda y su marido es realmente extraño. Sin embargo, esas dos historias tienen su razón de ser. Brody está embarcado, desde el final de la primera temporada de "Homeland", en una huida hacia delante que parece seguir el dictado que se repite Daenerys Targaryen a menudo en los libros de "Canción de hielo y fuego": "si miro hacia atrás, estoy perdida". Cree que tiene el control de sus actos y de sus posibilidades de futuro, pero no es así, y su lealtad verdadera y la que simula tiran de él hacia lados contradictorios. Cada vez da más la sensación de que se encamina hacia una crisis total que es, curiosamente, el camino inverso que parece seguir Carrie en estos primeros episodios.

En cuanto a Kalinda, siempre hemos sabido que en su pasado había algo oscuro que ella quería olvidar y de lo que quería huir, y en el momento en el que supimos que esa oscuridad la representaba su marido, era inevitable que surgiera la curiosidad pòr saber algo más de él y la posibilidad de que pudiéramos verlo en acción. Para asustar a Kalinda tiene que ser un hombre inquietante cuanto menos, pero también tiene que tener algo que justifique que ella estuviera inicialmente con él. Es una historia que se mueve por una línea muy, muy fina y es comprensible que haya quien crea que esa especie de síndrome de Estocolmo que estamos viendo es un completo error. No sé si diría yo tanto, pero desde luego sí que parece formar parte de otra serie diferente.

Tanto "Homeland" como "The Good Wife" se dan cuenta de las "dificultades" por decirlo de algún modo, que entrañan ambas subtramas (Brody se queja a Roya Hammad; todo el mundo le pregunta a Kalinda dónde rayos está), pero siendo las series que son, no van a aparcarlas a la mitad; van a seguirlas hasta el final. Veremos entonces si una ha decidido abrazar lo peor de "24" y si a la otra se le ha ido la mano definitivamente con Kalinda.

P.D. podcastero: La edición de esta semana de "Yo disparé a JR" está marcada por el precario estado en el que quedó mi garganta tras el Festival de Series (del que por aquí tienen un resumen bastante acertado), pero por suertte tenemos también a Cristina Garde (alias @babycatface_) como refuerzo para hablar de "Anatomía de Grey", del final de "Private practice" y un poco de "The X Factor", versión británica. Éste es el menú del día.

Ir a descargar

- 0': "30 Rock"
- 15': "Emily Owens MD"
- 26': "Revolution" (spoilers hasta el 4x05)
- 42': "Anatomía de Grey" (spoilers del 9x01)
- 64': "The Walking Dead"
Publicar un comentario