06 octubre 2015

El apocalipsis interior

ALERTA SPOILERS: ¿Habéis visto el final de la primera temporada de "Fear the Walking Dead"? ¿No sabéis si llegar el mar era la solución? No sigáis leyendo.

Desde el arranque de "Fear the Walking Dead", Travis ha sido un poco la encarnación de los restos de la civilización en medio del apocalipsis. Era el optimista, el que pensaba que todo iba a salir bien, que los soldados estaban allí para ayudarles, que los zombies podían curarse y aún conservaban alñgo de las personas que fueron. Lentamente, y con el paso de los episodios, todas sus buenas intenciones y sus principios se han ido rompiendo, uno por uno. Como decían en la crítica de The AV Club, Travis hace muchas cosas sorprendentes en el último capítulo de la temporada, cosas que sugieren que parece haber asumido que no hay vuelta atrás del fin del mundo.

Es curioso como, si en "The Walking Dead" es Rick quien da las órdenes y asegura saber qué hacer para sobrevivir, aquí son las mujeres las que más rápido se dan cuenta de lo que está pasando. Las mujeres y Daniel, que ya vivió su propio apocalipsis particular en la guerra civil de El Salvador. Maddie es la que antes se pone la coraza del "ellos o nosotros", Alicia parece dejar sus tonterías adolescentes a un lado y volverse algo más práctica, y Liza es quien sabe que no hay que dudar en aplicar medidas extremas para proteger a su núcleo familiar extendido. Travis aprende todo eso de la peor manera. El soldado al que ayuda a escapar de Daniel intenta matar a Ofelia, y es como si esa traición de su buena voluntad arrancara de cuajo su última conexión con la civilización. El mundo es de los zombies, y los humanos sólo sobreviven en él.

"The good man", ese último episodio de la temporada, se inclina más por la acción que les suena a los espectadores habituales de "The Walking Dead", con los caminantes invadiendo la base militar y todo el mundo luchando por su vida con todos los medios a su alcance. La muerte más significativa es, por supuesto, la de Liza, que no quiere dejar que su hijo la vea convertirse en un zombie y prefiere que alguien le pegue un tiro en la cabeza antes. Que sea Travis quien lo haga, tres episodios después de impedir que Maddie matara con un martillo a su vecina zombificada, termina de confirmar su apocalipsis interior. Que ha sido más el tema de la primera temporada de "Fear the Walking Dead" que simplemente asistir al derrumbe de la civilización sin que nadie pueda impedirlo.

La serie ha funcionado bien para AMC, aunque en el curso de sus episodios se haya dejado por el camino un 30% de la audiencia que vio su estreno, y los quince capítulos de la segunda temporada tendrán la complicada tarea de no acercarse demasiado a su serie madre, cuya sexta entrega llega ya el domingo. ¿Qué se propone realmente Strand? ¿Se marcharán todos en el barco y tendremos crossover improbable con "The last ship"? "Fear the Walking Dead" ha tenido algunas referencias veladas a la actualidad estadounidense que le han aportado un toque diferente de "The Walking Dead", y que también le ha dado cierto interés a tramas que, de otro modo, podían verse como maneras de matar el tiempo hasta que llegaran los zombies. Eso sí, Chris no tienen ninguna redención.
Publicar un comentario